Una información más completa y documentada que la que contiene esta entrada se puede encontrar en la Blazeipedia blazei.org – una enciclopedia en continua construcción y actualización sobre el Agaricus blazei Murill, champiñón del Sol o portobello de almendra, en el capítulo sobre su verdadera historia, mitos y leyendas, en el artículo Mitos con respecto a la pretensión comercial de tener una seta novedosa, que no es el Agaricus blazei Murill, y mucho más efectiva, como seta medicinal, ahora bajo el nombre de complemento alimenticio, básicamente en la forma de múltiples derivados.

En la entrada de 27 de julio, aprovechamiento comercial sólo en función del nombre, escribía sobre el aprovechamiento comercial, pretendiendo que el Cogumelo do Sol, de la empresa Cogumelo do Sol, era un champiñón exclusivo del que tuvo noticia D. Mario Kimura, propietario de esa empresa, no el Agaricus blazei Murill, y que era mucho mejor que éste. Y lo escribía, no sólo con el conocimiento directo y personal que tuve, sino basándome hasta en un trabajo de literatura científica.

En las páginas de esa empresa de D. Mario Kimura, http://cogumelodosol.com.br/produtos.php (si se ven sin javascript), pone, literalmente:

O PRODUTO

(nas palavras do empresário Mário Kimura)

“No início dos anos 90, tive a felicidade de tomar conhecimento da existência de um COGUMELO MUITO ESPECIAL. Nativo da Mata Atlântica, no Sudeste Paulista, que batizei de COGUMELO DO SOL, não só pelo fato de brotar sob a luz do sol, mas principalmente pela excelente qualidade de vida que passei a ter, após consumi-lo.Curioso para saber porque o COGUMELO DO SOL faz tão bem, decidi em 1994, iniciar um trabalho de pesquisa, muito sério, que avança até hoje, e cada dia essas pesquisas, encabeçada por 14 renomados pesquisadores, no Brasil e no Exterior, vem mostrando resultados surpreendentes.

Por essas razões, venho divulgando e recomendando ás pessoas que consumam o COGUMELO DO SOL, com a certeza de estar propiciando a essas pessoas uma MELHOR QUALIDADE DE VIDA”.

Entonces, ese champiñón que conoció D. Mario Kimura en 1994, ¿no es el Agaricus blazei Murill sobre el que se escriben artículos de literatura científica desde 1980? Bajo mi punto de vista, es muy censurable el aprovechamiento comercial del nombre común que se le daba en Brasil, cogumelo do sol, como marca registrada por el Sr. Kimura, pretendiendo que es algo exclusivo. Reitero que yo fui quién improvisó para este champiñón su nombre común en español, champiñón del Sol, y no se me ha ocurrido nunca registrarlo con fines comerciales. La literatura científica que citaba coincide conmigo en esa censura a la empresa Cogumelo do Sol.

Exponía en esa entrada de 27 de julio, cómo la empresa Cogumelo do Sol pretendía comercialmente tener una seta especial, que no era el Agaricus blazei Murill, y cómo su máximo interés fue sólo que le comprara derivados, sus pastillas, mucho más rentables económicamente, pero con las que siempre he sido muy crítico. En noviembre de 2005 me lo ofrecían, a través de un caballero, actor de publicidad televisiva de sus spots sobre pastillas y derivados, a unos 300 USD el kilo; más caro al por mayor que como yo lo ponía en el mercado al por menor; e incluso posiblemente más caro a como ellos mismos lo ponían al por menor en el mercado brasileño. En 2007, ese actor de publicidad que hizo de intermediario me lo ponía, como precio especial por trabajar para Cogumelo do Sol (marca registrada de D. Mario Kimura) casi a 500 USD

Es cierto que por lo que pude ver personalmente, sí que se abastecería posiblemente del mejor Agaricus blazei Murill – siempre pretendiendo que es otra seta suya exclusiva. Comentaba que incluso yo había entrado anteriormente en relaciones comerciales con productores que abastecían también a esa empresa, y a mí me lo vendían como Agaricus blazei Murill. Comentaba también que, a los fines de venderme, D. Mario Kimura entonces no tenía impedimento en que en las exportaciones figurara como Agaricus blazei Murill, y no como su exclusivo Cogumelo do Sol.

En ese sentido, otro artículo de literatura científica, dice con tenor literal, “Los estudios experimentales incrementaron el interés comercial por el AbM, a causa de las muchas demandas como remedio popular, especialmente en Japón, estimulando, no sólo la producción, sino el registro de nuevos nombres y marcas comerciales con nombres populares. Esto hace difícil al público identificar las cepas puras de ABM”.

A mí nunca se me ocurrió registrar comercialmente el nombre común en español de Champiñón del Sol, pese que con ese nombre ya está puesto incluso en grandes superficies. El espíritu comercial de esa empresa queda muy claro, como destaca la literatura científica, sentencias judiciales y resoluciones administrativas en Brasil.

Para conseguir el mejor champiñón del Sol, o Agaricus blazei Murill, para muchos, recomiendo que se haga a través de agaricus.es.