En la entrada anterior de 30 de marzo de 2009, Sobre los aspectos históricos, legales, científicos y publicitarios de las cápsulas de “champiñón del Sol” de Hifas da Terra, se trataba cómo, tras la aparición de un reportaje que me hicieron en Discovery DSalud en febrero de 2004 sobre el champiñón del Sol, se utilizaba el mismo para inundar el mercado con cualquier tipo de Agaricus blazei Murill; especialmente y de modo oportunista, se inundaba el mercado de modo ilegal, según la doctrina del Ministerio de Sanidad y Consumo, puesto que todavía no reconocía la legalidad de su puesta en el mercado (véase también la entrada de 30 de enero de 2009, La inclusión explícita del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol en el Código Alimentario Español ); se inundaba el mercado, además, con producciones de interior, aprovechando ese reportaje de Discovery DSalud como publicidad oportunista para vender ese tipo de Agaricus blazei Murill prácticamente como medicina alternativa, con publicidad agresiva, algún que otro despropósito, y sin tener en cuenta la tremenda variabilidad de propiedades (o ausencia de las mismas) descritas por la ciencia entre el sinfín de clases diferentes de esta seta a las que dieron lugar esos aprovechamientos comerciales, derrotando de ese modo a la ciencia y a la legalidad ese improvisado beneficio oportunista. Siempre desconociendo, además, que, si bueno, era el mejor champiñón gastronómico del mundo, un alimento excepcional.

Efectivamente, el verdadero champiñón del Sol – el Agaricus blazei Murill natural de la Sierra de Piedade producido a campo abierto en la época del año correcta y con métodos óptimos – es una de las mejores setas culinarias del mundo, pero también una de las especies más interesantes e investigadas en medicina y en biotecnología; pero también se sabía en el estado actual de la ciencia en la fecha de ese reportaje, que fue y que es utilizado comercialmente por tanto oportunista de manera comercial, que sólo muy poco de lo producido – el natural tropical a campo abierto en su solar originario – era el que acreditaba todas las propiedades extraordinarias que se le describía en el estado de la ciencia entonces – más todavía, en el estado de la ciencia ahora. Y también se sabía que la inmensa mayoría de lo producido, generalmente de interior, no acreditaría nada o casi nada, en comparación con la seta óptima natural.

Poco después, como también se exponía en esa entrada de 30 de marzo de 2009, Sobre los aspectos históricos, legales, científicos y publicitarios de las cápsulas de “champiñón del Sol” de Hifas da Terra, hacían su aparición los todavía más improvisados, pero mucho más rentables, derivados, cápsulas, comprimidos, pastillas, extractos, elixires … De nuevo, como se resume en esa entrada de 30 de marzo de 2009, se derrotaba todavía más a la ciencia y a la legalidad vigente con esas cápsulas – indudablemente mucho más rentables y con mayor facilidad de marketing.

Se centró esa entrada en las cápsulas de la empresa gallega, Hifas da Terra, que además las fabrica con sus producciones de Agaricus blazei Murill de interior. Esto es, si sólo muy poco de lo producido – el natural tropical a campo abierto en su solar originario – era el que acreditaba todas las propiedades extraordinarias que se le describen en el estado de la ciencia – y aún cualquier producción a campo abierto acreditará siempre mucho más que estas de interior, nacidas de la oportunidad comercial de la aparición de ese reportaje en Discovery DSalud –, en el estado actual de la ciencia, y aún en abstracción del tipo de seta utilizada, la inmensa mayoría de los derivados, cápsulas de Agaricus blazei, acreditarían todavía mucho menos, o nada.

Y, publicitándose en principio con ese reportaje de Discovery DSalud de febrero de 2004 sobre el champiñón del Sol, prosiguieron comercializando el Agaricus blazei Murill deshidratado, con el nombre de champiñón del Sol, pese a que ese nombre común en español se lo puse sólo al Agaricus blazei Murill natural; y ahora, todavía más, comercializando las más oportunistas y rentables cápsulas del mismo.

Además de haber sido comercializadas necesariamente sin autorización legal, y aún contra prohibición expresa de la Instrucción 34/IM/2006, que yo en solitario conseguí que dejara de estar en vigor, en el aprovechamiento y lucro deducidamente ilegal de estas empresas, mientras tanto, en la entrada anterior de 30 de marzo de 2009, Sobre los aspectos históricos, legales, científicos y publicitarios de las cápsulas de “champiñón del Sol” de Hifas da Terra, también se exponían los muy gruesos errores y, según mi opinión, auténticos despropósitos en el estado actual de la ciencia, sobre los aspectos científicos que basarían la publicidad y promoción de esas cápsulas de Hifas da Terra. Se analizó en esa entrada, tanto lo promocionado o la información suministrada en sus propias páginas por Hifas da Terra, hifasdaterra.com, como la información o publicidad con las que las promociona el portal amatusalud.com.

De nuevo, en la presente entrada llamo la atención someramente sobre más publicidad de esas cápsulas de Agaricus blazei  – mal llamado por Hifas da Terra Champiñón del Sol, puesto que champiñón del Sol es el nombre común en español que yo le había puesto al Agaricus blazei Murill natural de las montañas de Piedade, no al de producción interior– (cápsulas que, insisto, fueron puestas además en el mercado contra prohibición expresa de la Instrucción 34/IM/2006, junto con ese champiñón deshidratado, por injusta que fuera esa Instrucción con este último hasta que conseguí en solitario y sin ayuda de estos oportunistas máximos beneficiarios que dejara de estar en vigor).

En este caso, llamo la atención sobre la publicidad de esas cápsulas de Agaricus blazei – Agaricus brasiliensis (blazei) – Champiñón del SolHdT para Hifas da Terra, según parece que hicieron en folletos para distribuirlas.

Se suma lo que se sigue a lo expuesto de 30 de marzo de 2009, Sobre los aspectos históricos, legales, científicos y publicitarios de las cápsulas de “champiñón del Sol” de Hifas da Terra.

Pero conviene antes ampliar un poco la información que presenta Hifas da Terra de sus cápsulas.

Hifas da Terra sólo facilita la información nutricional, y, aún con independencia de los auténticos desatinos sobre los beta-glucanos que comentaba en la entrada anterior, también afirman en su publicidad que,

El extractado nos permite reducir la ingesta diaria a 1 cápsula al día antes de la comida. Por lo tanto, con este envase tendrás cubierto la toma para un mes. Como el tiempo mínimo de toma es de 2 meses, te recomendamos que ahorres dinero comprando el bote de 62 cápsulas

La diferencia entre el extractado y la seta en polvo reside básicamente en la concentración de    β-glucanos presentes en las cápsulas. Para igualar la dosis de glucanos que hay en una de nuestras cápsulas de extractado habría que consumir de 6 a 9 cápsulas de seta en polvo.

Visite a su médico o terapeuta, él es quien mejor le puede asesorar sobre sus necesidades en β-glucanos específicos de las setas“.

Como se ha especificado en la entrada anterior, además de desconocer que no es Agaricus blazei Murrill, sino Agaricus blazei Murill, quien escribe eso demuestra desconocer que los compuestos activos del verdadero champiñón de Sol son múltiples – muchos – y actuarían de forma simultánea; que la concentración de beta-glucanos (ni siquiera especifican aquí los beta-glucanos 1-6-D) es siempre menor en cualquier producción “ecológica” de interior que en cualquier producción a campo abierto – tropical, por tanto -; que esa diferencia no es sólo en la cantidad, sino cualitativa. Y, por último, si de beta-glucanos de esta seta hablamos, que los mayores compuestos activos no son esos beta-glucanos en general, sino completos pétido->beta-glucano 1-6-D y proteína->beta-glucano 1-6-D; así como que la composición cualitativa de las proteínas varía de modo impresionantemente significativo entre unas formas de producción y cepas y otras; y desde luego, no de manera que deje bien a esas producciones de invernaderos, aunque sean ecológicas.

El extractado nos permite reducir la ingesta diaria a 1 cápsula al día antes de la comida. Por lo tanto, con este envase tendrás cubierto la toma para un mes. Como el tiempo mínimo de toma es de 2 meses, te recomendamos que ahorres dinero comprando el bote de 62 cápsulas

En abstracción de que se trató de una puesta en el mercado sin autorizaciones y con prohibición expresa; y que todo nació con marcado oportunismo comercial, sin otro escrúpulo aparentemente deducible, de ese reportaje de la revista Discovery DSalud; que no se trata ni de lejos esa producción de interior “ecológica” del verdadero champiñón del Sol en el estado actual de la ciencia ni de lo que se le describe a aquél  por esta; … ¿pero cómo pueden también fijar la dosificación pasando también por alto todas las investigaciones científicas regladas – que lo son, además, con la seta en sí? ¿Pero es que han llevado a cabo algún estudio, ensayo clínico …?

La diferencia entre el extractado y la seta en polvo reside básicamente en la concentración de    β-glucanos presentes en las cápsulas. Para igualar la dosis de glucanos que hay en una de nuestras cápsulas de extractado habría que consumir de 6 a 9 cápsulas de seta en polvo.

La diferencia entre el extractado y la seta en polvo reside básicamente en la concentración de    β-glucanos presentes en las cápsulas … Esto es, además de desconocer que ni siquiera es Agaricus blazei Murrill, ni Agaricus blazei Murill, también desconocen, como se ha apuntado en tantas ocasiones, los verdaderos principios activos estudiados en el verdadero champiñón del Sol. Y persisten en no especificar el proceso de fabricación de esos extractos, con lo que, con al doctrina del Ministerio de Sanidad y Consumo, que acredito a través de miles de páginas, no ya pusieron esas cápsulas en el mercado con una prohibición expresa de la Instrucción 34/IM/2006que combatí yo sólo mientras ellos indiferentemente a los aspectos legales se lucraban – , sino que ahora mismo seguiría siendo un presunto producto prohibido legalmente por el Ministerio de Sanidad y Consumo , si no se ha sometido a los procedimientos establecidos por el Reglamento (CE) 258/97.

Y si se hubieran preocupado de leer un mínimo de publicaciones científicas, sabrían que tomar cápsulas de polvo de esta seta, aún en la abstracción imposible con lo que producen que se tratara de la seta ideal, no sirve para nada. ¿Hasta ese punto desconocen las calidades fruitivas y nutricionales de esta seta extraordinaria? ¿… O es acaso que las producciones “ecológicas” de interior no las tienen …?

Comentaba en la entrada anterior que, si Hifas da Terra en la publicidad de sus cápsulas sólo hablaba en general de los beta-glucanos y de que estos eran recomendados como terapia oncológica coadyuvante por la OMS (sin citar fuentes), en la comercialización de estas cápsulas de Hifas da Terra por el portal amatusalud.com se iba un poco más allá en los aparentes despropósitos en el estado actual de la ciencia, según mi opinión, y manifestaban sobre estas cápsulas de Agaricus blazei Murill – mal llamado champiñón del Sol por Hifas da Terra, puesto que lo suyo son producciones de interior,  que

Estas cápsulas de Agaricus blazei están especialmente indicadas para problemas de cáncer, al mismo tiempo que actúan sobre otros órganos incorporando todas sus propiedades medicinales: Posee un potente efecto anticancerígeno y antimutagénico. Se indica, además del cáncer, en enfermedades como Sida, Artritis Reumatoide, Hepatitis B, o en cualquier patología que curse con síndromes de inmudeficiencia. Activa la respuesta del sistema inmunológico. Disminuye los niveles de glucosa en sangre. Reduce los niveles de colesterol, la arteriosclerosis y la presión arterial.

Pero si la composición sólo menciona beta-glucanos, y todas esas patologías que cita amatusalud, como, en los efectos beneficiosos de las verdaderas mejores variedades de Agaricus blazei en la literatura científica, y no precisamente en cápsulas, se han estudiado y publicado de modo reglado atribuyendo los mismos a una pluralidad de principios activos, que es lo que hace única a esta seta extraordinaria … Recordemos las palabras el Prof. Hitoshi Itoh, uno de los científicos de prestigio que más ha publicado sobre esta seta … Extractos en solitario se venden frecuentemente como preparaciones de Agaricus, pero qué pérdida de tiempo o inane es eso, porque un alto porcentaje de agentes anticancerígenos permanecen en otras partes o, por así decirlo, te engañan.

Volveré a la publicidad añadida de amatusalud.com como antimutagénico un poco más adelante.

Pero otros sitios comerciales, qué duda cabe que siguiendo con toda probabilidad los folletos de información sobre el producto que les facilitó Hifas da Terra, exponían más información radicalmente errónea de esas cápsulas y de la seta deshidratada en sí. Si Hifas da Terra, fabricante de estas presuntamente irregulares cápsulas en lo legal y en lo científico, sólo se refiere a los beta-glucanos en general de las mismas. Y si amatusalud.com atribuye a los beta-glucanos de esas cápsulas lo que la literatura científica atribuye a otros principios activos del verdadero champiñón del Sol – por ejemplo en absoluto excluyente, actividad antimutagénica a algunos ácidos grasos insaturados, qué duda cabe que siguiendo lo que pusieran en sus folletos de publicidad, otras empresas  lo expusieron o transpusieron en su promoción de estas cápsulas de pretendido champiñón del Sol (Agaricus brasiliensis – blazei), o Agaricus blazei Murrill para Hifas da Terra. Esos folletos originalmente vendrían a decir:

Champiñón del Sol (Agaricus blazei, brasiliensis). Extracto ecológico.

• Constituyentes: polisacáridos (ß-1,6-D-glucano), esteroles, ácido graso (ácido linoleico), lípidos y compuestos anti-antiogénicos (piroglutamato de sodio A-1 y A-2).
• Usos propuestos siempre como coadyuvante: coadyuvante en oncología, diabetes, hepatitis, dermatitis, hiperlipidemia, vigorizante.
• Forma de presentación: envase de 31 cápsulas de 580 mg.

Extracto ecológico, pero sin especificar cuáles son los procesos de producción, por lo que se sometería a los procedimientos del Reglamento (CE) 258/97. Esto es, si ya se puso en el mercado de forma ilegal y con la prohibición expresa de la Instrucción 34/IM/2006, seguiría siendo presuntamente un producto prohibido.

El mero hecho de concentrar esos beta-glucanos en general ya habría cambiado la composición de la seta – en abstracción de que fuera la ideal, que no lo es, por ecológica que sea. Pero con esa publicidad la van a hacer más atractiva poniendo componentes que se dan en la seta natural en sí, y que no menciona desde luego Hifas da Terra posteriormente en sus cápsulas:

polisacáridos (ß-1,6-D-glucano), esteroles, ácido graso (ácido linoleico), lípidos y compuestos anti-antiogénicos (piroglutamato de sodio A-1 y A-2) … cualquiera diría que esta nueva publicidad la han sacado de blazei.org, la enciclopedia sobre el Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol (del verdadero champiñón del Sol). Sólo les ha faltado poner más polisacáridos de bajo peso molecular, un ergosterol, que también es antiangiogénico, y más ácidos grasos insaturados concretos, que son a los que literatura científica les atribuye las actividades antimutagénicas de la seta real en sí. Curiosamente, en el estado actual de la ciencia, sólo el Agaricus blazei Murill de Piedade acredita fuerte actividad antimutagénica pre, durante y posteriormente a inducción de mutagénesis en experimentos animales. Otras cepas cultivadas a campo abierto, pero a unos 80 km. de esas montañas, sólo pretratamiento, mientras que unas terceras, a mucha mayor distancia, no acreditan nada. Pero qué duda cabría que entonces los de Hifas da Terra estarían escondiendo, hurtando a la ciencia, como tantas cosas en relación con esta seta; estarían ocultando con fines comerciales un tesoro científico a la humanidad al callar el secreto de haber conseguido lo que miles de millones de farmacéuticas, años de investigación y centenares de publicaciones científicas de alto índice de impacto todavía no han logrado … O quizá, presuntamente, además de a la legalidad, este negocio de las cápsulas de Hifas da Terra también ha venido derrotando gruesamente a la ciencia; como, por otra parte, la literatura científica describe cuando demuestra las diferencias entre los tipos de Agaricus blazei Murill, las distintas propiedades o ausencia de las mismas, y las diferencias entre la seta en sí y los derivados – cápsulas – de la misma.

En esos mismos folletos de publicidad se habría equiparado también la seta deshidratada de Hifas da Terra, hifasdaterra.com, con exactamente las mismas propiedades que las cápsulas. Sobre las producciones de invernaderos y sobre las de Hifas da Terra ya se ha hablado bastante en estas entradas … Como resumen, baste lo expuesto la entrada de 5 de enero de 2009, Errores de promoción: Especialista en cultivo de Champiñón del sol o Cogumelo do Sol. Qué despropósito, según mi opinión. Documéntense en blazei.org (agaricus.blazei.org) en blazepedia.eu.org, o comprueben la verdadera historia legal de esta seta extraordinaria en agaricus.es.

El verdadero champiñón del Sol, agaricus blazei natural en agaricus.es

El verdadero champiñón del Sol, agaricus blazei natural en agaricus.es

Resulta increíble que desde la oportunidad comercial que vieron algunos en un reportaje muy desafortunado de una revista de medicinas alternativas, sin preocuparse aparentemente de nada más, ni de los aspectos legales ni de la ciencia, se haya llegado también aquí en España a donde se ha llegado. Sería de interés realizar un estudio reglado y publicarlo en la literatura científica, para no seguir arruinando por esos motivos comerciales esta seta extraordinaria, o confundiendo al público.

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog