El 15 de noviembre de 2009 en la bitácora corporativa de Hifas da Terra se escribía que

Agaricus blazei Murrill. Hifas da Terra

15Nov2009 Categoria: Uncategorized Autor: admin

Por si a alguien aún le cabe la menor duda sobre cómo se escribe Agaricus blazei Murrill, os dejo aquí una revisión del Oxford Journal, que como podreis suponer cuando hacen una revisión lo primero que revisan es el título.

La revisión a la que alude es, Firenzuoli F, Gori L, Lombardo G. The Medicinal Mushroom Agaricus blazei Murrill: Review of Literature and Pharmaco-Toxicological Problems. Evid Based Complement Alternat Med. 2008 Mar;5(1):3-15.

En la misma, sin que se den cuenta, se niega la historia con la que lo publicitan en micosalud.com, se niega implícitamente la leyenda amazónica con la que lo ponen en el mercado en su etiquetado. Se abunda en las diferentes clases, distintas actividades farmacológicas estudiadas, y sobre los derivados (las cápsulas, por ejemplo). Hasta se menciona un caso que científicamente no prueba nada, pero que entienden los autores que tienen que exponerlo, lo que ocurrió con tres personas que tomaban un derivado japonés de esta seta como complemento alimenticio y sus problemas en el hígado. En blazei.org también se expone cómo hasta las autoridades sanitarias del Japón descartaron que fuera un caso general en absoluto, y cómo se achaca presuntamente a los procesos de producción de esos derivados. Este hecho es el que aparentemente hará que también se borre la inscripción genérica del Agaricus blazei Murill en el Physician Desk Reference, una especie de vademéccum médico de EE.UU, al ser ambigua en grado extremo, reconocer las distintas variedades (a las que se refería como pureza) y distintos complementos alimenticios, sin más.

Siempre me ha cabido la duda si un gentil y cortés médico internista italiano que me llamó por teléfono en agosto de 2006 desde Canarias, donde estaba de vacaciones, buscando información añadida sobre el Agaricus blazei Murill es el Dr. Firenzuoli, el autor de ese artículo. La verdad es que en el mismo aparecen  datos que sólo yo he publicado y mantenido: los diferentes tipos, los derivados, la historia, así como que en la clasificación errónea de Agaricus sylvaticus, de este último se han podido detectar casos en los que ha provocado vómitos y síntomas parecidos a la gripe en algunas personas.

Me imagino que esa entrada en la bitácora corporativa de Hifas da Terra se refiere a la clasificación y denominación que han hecho en sus cápsulas de Agaricus brasiliensis. Pero destacar que, aunque se equivoque o cometa una errata el Dr. Firenzuoli et al., no es Murrill, sino Murill.

Bien es cierto que hasta el Grupo de Trabajo de Nuevos Alimentos de la Comisión Europea, en una historia a la que no soy ajeno, sino necesario protagonista, lo denomina sólo como Agaricus blazei -qué duda cabe, para no entrar en polémica-, pero no es menos cierto tampoco que su verdadera clasificación es Agaricus blazei Murill. Aunque es cierto también que eso poco importa. De todos modos se termina haciendo más conocido por el nombre que yo le pongo en español, champiñón del sol.