La Kyowa Hakko comenzó con un macrocentro de investigación y producción de Agaricus blazei Murill de sus propias cepas y a campo abierto en Matto Grosso do Sul a finales de los noventa. En cuanto a sus derivados, como complementos alimenticios, pese a los miles de millones gastados, se estrellaron. Pero continuaron comercializando la seta en sí. No tiene el mismo valor gastronómico de la de Piedade, y aún hay evidencias que tampoco tienen la misma calidad. Pero dieron lugar a algunos ensayos clínicos y ahora a esta sorprendente observación clínica.

En la base de datos académica sobre el Agaricus blazei Murill, así como en blazei.org se acaba de incluir la referencia a una observación clínica reglada publicada sobre la remisión total a largo plazo de una recidiva de mesotelioma pleural maligno. Es un caso único. Además de su unicidad en sí, se recoge que el paciente estaba tomando por su cuenta Agaricus blazei Murill Kyowa (ABMK), una producción comercial de la quinta mayor biotecnológica y farmacéutica de Japón, la Kyowa Hakko, que invirtió miles de millones de yen a finales de los noventa para poder investigar y producir Agaricus blazei Murill en unas condiciones a campo abierto en Matto Grosso do Sul, que creían idénticas a las de las montañas de Piedade, en Sao Paulo, y al final no lo fueron. Sus resultados con derivados constituyeron un aparente fracaso, terminaron comercializando más la seta en sí.