El 22 de mayo de 2010 se remitió un comentario -que no he publicado- a la entrada de 26 de enero de 2009, Potentes efectos inhibidores de extractos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol frente a la leucemia mieloide humana in vivo e in vitro.

Este comentario que no publiqué, pero que reproduzco, era:

Donde comprar champiñon del sol en extracto concentrado:

Y se respondía a sí mismo en http://www.farmacia-internacional.net. La página web que escribe el visitante como propia es la misma.

Esa entrada de 26 de enero de 2009, Potentes efectos inhibidores de extractos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol frente a la leucemia mieloide humana in vivo e in vitro, se refería a un artículo científico publicado por esas fechas, Inhibitory effects of Agaricus blazei extracts on human myeloid leukemia cells. En el mismo se describe que se adoptó de manera sistemática una aproximación guiada por ensayos biológicos para optimizar la extracción de los componentes bioactivos del Agaricus blazei que fueran antileucémicos. Y su conclusión es que, si bien es cierto que se describe la inducción de apóptosis y la inhibición de la línea de leucemia mieloide humana, los polisacáridos del Agaricus blazei (glucanos incluidos) no mostraron en ese sentido actividad alguna. Fueron otros principios activos.

Se trata de un experimento científico animal en el que se ensayaron múltiples extracciones, por diferentes métodos, de una cepa de Agaricus blazei controlada, acotada y producida a campo abierto. Y de esas múltiples extracciones, una de ellas, parece ser la más efectiva in vitro, y luego la ensayan con éxito in vivo, con ratas. Pero ahí los glucanos no acreditan absolutamente nada, no presentan actividad alguna.

Si nos vamos a las páginas que sugiere el comentario para comprar, nos encontramos con las cápsulas de Agaricus blazei, mal llamado champiñón del sol por Hifas da Terra y http://www.farmacia-internacional.net, porque ese nombre común en español se lo puse yo mismo sólo al Agaricus blazei original producido a campo abierto en las montañas tropicales de Piedade; no al aprovechamiento comercial de unas producciones de interior en Galicia, transformadas además en mucho más rentables cápsulas. Ni de las primeras ni, mucho menos de las segundas, se ha descrito nunca nada de manera reglada. Antes bien, en el estado actual de la ciencia no cabría esperar nada o casi nada de las mismas, según mi opinión.

Sin embargo, se puede leer ahora en esas cápsulas de Agaricus blazei:

Bote con 62 cápsulas de extracto de Champiñón del Sol (Agaricus blazei, brasiliensis) cultivado de manera ecológica. Contenido por cápsula: 580 mg de extracto de Agaricus blazei, brasiliensis. Suplemento alimenticio concentrado. La potencia del extractado nos permite reducir la dosis diaria a 1 cápsula al día antes de la comida. Por lo tanto, con este bote tendrás cubierto el tratamiento para un mes. Para igualar la dosis de glucanos que hay en nuestras cápsulas medicinales de extractado habría que consumir de 6 a 9 cápsulas de seta en polvo.

¡Pero si los glucanos no han presentado actividad en ese experimento en el que se pone ese comentario recomendándolas! ¡Pero si en ese trabajo científico se ensayan sistemáticamente extracciones de componentes bioactivos de una cepa concreta y un modo de producir concreto del Agaricus blazei o champiñón del sol! ¿Es que acaso coincide de manera harto imposible con esas cápsulas de una variedad comercial de Agaricus blazei de interior producida en Galicia?

Con anterioridad, en la entrada del 8 de abril de 2009, Farmacia-Internacional.net y las paradojas legales y científicas cuando distribuyen las cápsulas de Agaricus blazei de Hifas da Terra, mal llamado por ella como champiñón de Sol, se reproducía la publicidad empleada hasta entonces, desde el 23 de mayo de 2007 (en plena prohibición, según el Ministerio de Sanidad y Política Social) y se pretendía demostrar los gravísimos errores de publicidad agresiva que no se corresponde con la realidad que se utilizaba.

Bote con 31 cápsulas de extracto de Champiñón del Sol (Agaricus blazei, brasiliensis) cultivado de manera ecológica. Contenido por cápsula: 580 mg de extracto de Agaricus blazei, brasiliensis. Los β-glucanos contenidos en esta especie son recomendados como terapia oncológica adjunta por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.). Estas cápsulas de Agaricus blazei están especialmente indicadas para problemas de cáncer, al mismo tiempo que actúan sobre otros órganos incorporando todas sus propiedades medicinales: Posee un potente efecto anticancerígeno y antimutagénico. Se indica, además del cáncer, en enfermedades como Sida, Artritis Reumatoide, Hepatitis B, o en cualquier patología que curse con síndromes de inmudeficiencia. Activa la respuesta del sistema inmunológico. Disminuye los niveles de glucosa en sangre. Reduce los niveles de colesterol, la arteriosclerosis y la presión arterial. La potencia del extractado nos permite reducir la dosis diaria a 1 cápsula al día antes de la comida. Por lo tanto, con este bote tendrás cubierto el tratamiento para un mes. Composición nutricional: Polisacáridos: 41.2 % β-glucanos: 11.9 % Proteinas: 17.0 % Grasas: 2.8 % La diferencia entre el extractado y la seta en polvo reside básicamente en la concentración de β-glucanos presentes en las cápsulas. Para igualar la dosis de glucanos que hay en nuestras cápsulas medicinales de extractado habría que consumir de 6 a 9 cápsulas de seta en polvo.

Qué duda cabe que la publicidad ahora se ha atemperado. Pero léase, por favor, esa entrada del 8 de abril de 2009, Farmacia-Internacional.net y las paradojas legales y científicas cuando distribuyen las cápsulas de Agaricus blazei de Hifas da Terra, mal llamado por ella como champiñón de Sol, para comprobar, basado sólo en publicaciones científicas regladas, hasta qué punto esa publicidad es totalmente equívoca, al dar a entender que esas cápsulas tendrían la misma actividad farmacológica que el Agaricus blazei, en su mayoría natural,  producido a campo abierto, con cepas miceliales específicas y controladas; no además cápsulas o derivados comerciales, que se deducen improvisados, de este champiñón.

En resumen, esa entrada venía a describir cómo, en el estado actual de la ciencia, ese champiñón varía de composición (e incluso de morfología), dependiendo de la cepa micelial utilizada. Cómo el champiñón original, el verdadero champiñón del sol, acredita la optimización de todas las propiedades que se le han descrito en el estado actual de la ciencia, mientras que cultivos también naturales del mismo, pero a pocos cientos de kilómetros, ya no evidencian alguna de esas propiedades. Cómo van desapareciendo las propiedades descritas en experimentos científicos conforme se van multiplicando las producciones de interior, al calor sólo del nombre de la seta -del nombre común que le puse en español, aunque me refería a la original y natural, no a cualquier variedad comercial de interior-. Cómo los derivados, cápsulas, comprimidos, extractos, … no acreditan lo que la seta en sí, y eso cuando son óptimos, con inversiones multimillonarias en producciones a campo abierto con una cepa micelial propia y desarrollada por una gran biotecnológica japonesa. Cuándo no, con producciones comerciales de interior en cualquier sitio. Cómo se aparta totalmente de la verdad el atribuir la actividad a esta seta sólo en base a los betaglucanos contenidos, cuando muchas de las actividades descritas no tienen nada que ver con ellos.

El interés investigador en esta seta, mientras sea óptima, de la que cada vez queda menos, por la derrota sistemática de la ciencia por el beneficio, es que no presenta uno o varios componentes bioactivos, sino muchos, que actuarían simultáneamente, a la vez, en sinergia. Algo que no se ha descrito con ningún otra especie de hongos, hasta donde me llega.

De los derivados, cuando se han invertido muchos años y miles de millones de yen en desarrollarlos, en el estado actual de la ciencia se quedan mucho más que cortos con respecto a la seta en sí natural; y máxime, de los derivados producidos comercialmente en interior que recomienda http://www.farmacia-internacional.net ni hay un solo estudio reglado que yo conozca, ni, a tenor del estado actual de la ciencia y de lo que ellos mismos publican, cabría esperar nada o casi nada. O no acreditan nada -véase, por ejemplo, la entrada de 23 de mayo de 2010, Setas medicinales utilizadas para insuficiencia bioquímica después de tratamientos radicales para el cáncer de próstata. Un estudio abierto -;pero es que, aunque científicamente no demuestra nada, tres casos gravísimos de colapso hepático se relacionan en otro trabajo científico con otro derivado multimillonario, cuando a la seta en sí, si es natural y de calidad, se le describe actividad hepatoprotectora; de igual modo, la literatura científica advierte del incremento de sustancias indeseables en la producción de derivados, cápsulas, extractos, … encima de interior y sin saber cómo la concentran en cápsulas.

Aunque es repetirse de nuevo, es importante señalar los gruesos errores, que podrían ser considerados incluso hipotéticamente como publicidad equívoca en el texto original que exhibía http://www.farmacia-internacional.net para esas cápsulas de Agaricus blazei de Hifas da Terra.

1.- “extracto de Champiñón del Sol (Agaricus blazei, brasiliensis) cultivado de manera ecológica“. Champiñón del Sol es el nombre común en español que le puse al Agaricus blazei Murill natural, producido a campo abierto, en las montañas tropicales de Piedade, no al Agaricus blazei de invernadero, y por supuesto no a la producción “ecológica” de interior en Galicia de Hifas da Terra. Las diferencias de calidades y propiedades (o ausencia de las mismas) entre el primero y los segundos son abismales en el estado actual de la ciencia.

Da rabia que por el número 58 de DSalud, de febrero de 2004, se montara el mismo fenómeno mediático en España que se había venido montando en otros Estados; cuando mi intención era todo lo contrario. A petición del firmante de ese reportaje, y creyendo yo que se trataba de una revista científica, les envié toda la información que tenía sobre esa seta; no la pusieron toda; faltan a la verdad en la narración de los hechos en ocasiones; complementan con lo extraído de internet; no terminan de contar los casos clínicos que realmente se dieron; e incluso, cuando no todavía no se me había reconocido su legalidad, para poder importar lo que es también, el mejor champiñón gastronómico del mundo, el mejor Agaricus blazei natural, el verdadero champiñón del sol, como una de las mejores setas gastronómicas del mundo, y diciendo que no se publicaba, y que sólo era información a título personal, se me pidiera información sobre lo que yo consideraba lo mejor. Da rabia que la primera publicidad con la que se comercializa masivamente en España fuera con el caso de mi propio padre en 1999, así como de otras personas próximas a sedes clínicas y académicas que tuve el privilegio de conocer; primero, con ese reportaje que me hicieron en DSalud; luego, sacándalo además en un libro que fue un tremendo éxito; y mientras yo tuve que soportar cuarenta y siete meses para su reconocimiento legal como el extraordinario alimento que es, mientras la facturación se hacía inauditamente grande, con dos prohibiciones generales sucesivas que sólo yo en solitario combatí y gané, mientras otros se aprovechaban de la situación sin aparente escrúpulo legal.

Sólo menciona en una ocasión o dos ese reportaje dos aspectos fundamentales: que sólo una pequeña parte de la producción natural era esa maravilla de investigación que se acredita, que no todo era el mismo. Y también, de pasada sólamente, que se trataba de un alimento excelso. Se trata de una de las mejores setas culinarias del mundo. Aunque ralos comentarios, poco importó para que después Hifas da Terra, con su producción de interior en Galicia, y al calor de ese reportaje, con una prohibición general que sólo yo combatí y vencí, insertara de manera significativa publicidad hasta en esa revista, sobre el champiñón del sol …

Este champiñón, si es de calidad, es el mejor gastronómico del mundo, el portobello de almendra. Si es de calidad, en sí y natural de su entorno en las montañas tropicales de Piedade, también es una de las especies más interesantes y maravillosas en biotecnología y medicina. Pero como se trata de un alimento de consumo ordinario, si se busca por propiedades farmacológicas -y que no sean los mitos y leyendas, publicidades equívocas y extrapolaciones de lo descrito para otros tipos de seta radicalmente distintos, y más, para sus rentables derivados, hay que poner toda la información científica, reglada y de calidad en conocimiento previo del personal facultativo responsable.

¿Qué negocio tan impresionante para muchos supuso el que yo lo diera a conocer, sin la misma seriedad, no ya mía, sino de cualquiera que ha conocido la seta natural tropical, el verdadero champiñón del sol? Muchos, como me pasó a mí, se quedan apasionados con la misma durante muchos años. Once en mi caso. Qué pena que por derrotar el beneficio a la ciencia, nos vayamos a quedar sin ella, y nada más que con leyendas y publicidades equívocas.

Cultivado de manera “ecológica“, cuando se trata de una producción interior en Galicia, es algo indiferente para la diferencia de calidades y propiedades, o ausencia de las mismas, en el estado actual de la ciencia, cuando se compara con el Agaricus blazei Murill natural producido a campo abierto de modo óptimo, el verdadero champiñón del Sol, no una variedad comercial más de Agaricus blazei Murill.

Los β-glucanos contenidos en esta especie son recomendados como terapia oncológica adjunta por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.)“. A ver si de una vez citan la fuente que fundamenta esa información.

Por otra parte, no se sabe si cuando afirman los β-glucanos contenidos en esta especie … se refieren a los del Agaricus blazei Murill natural, y no a los de su propia producción, o, por el contrario, se atribuyen unos β-glucanos óptimos contra el cáncer en esta publicidad.

Reiterar que, en el estado actual de la ciencia, como se expone en Los beta-glucanos del Agaricus blazei Murill y la publicidad comercial histórica de modo general como el componente activo principal o único de su actividad farmacológica:

no es sólo uno o pocos principios activos los que en el Agaricus blazei Murill acreditarían esos efectos farmacológicos, sino increíblemente muchos simultáneamente: el complejo β-(1→6)-D-glucano-proteína, polisacáridos con efectos antitumorales, como el xilo-glucano, galacto-glucano, péptidos-glucano y proteínas ribonucleótidas, así como esteroides [1]; de igual modo, alfa-glucanos y otros polisacáridos de menor o bajo peso molecular [2]; un ergosterol – la primera vez se describe actividad antiangiogénica a un ergosterol [3], y piroglutamato sódico – siendo también la primera vez que a través de esa substancia contenida en el Agaricus blazei Murill se describe actividad antitumoral y antimetastática por inhibición de la angiogénesis [4]

También se han descubierto muchos más y muy importantes principios activos que no son beta-glucanos, sino polisacáridos de bajo peso molecular.

… Park. et al. en 2003, en su trabajo sobre la determinación de la concentración de beta-glucanos en el Agaricus blazei por el método enzimático ya demuestran que el Agaricus blazei natural cultivado a campo abierto tiene una concentración de beta-glucanos mucho mayor que cualquiera producido en invernadero, y que, además, entre la propia producción tropical a campo abierto de Brasil hay muchas diferencias, dependiendo de dónde y de cómo se produzca [9]

En abstracción de los otros muchos principios activos que se le han descrito al Agaricus blazei Murill, champiñón del Sol o portobello de almendra, si lo que se tuviera en cuenta fueran sólo los beta-glucanos que contiene (en esta seta, del tipo 1-6-D), en primer término presentaría más efectividad una seta natural – por tanto, tropical, puesto que se trata de una seta de clima cálido – que una de invernadero. Y después, entre las que se cultivan de modo natural en Brasil, también hay diferencias, y estas diferencias vendrán, de la cepa micelial empleada, de su control, del modo, localización y procesos de producción, envasadado y de almacenamiento [10] [2] [11] [12] [13] [14]

Ahora también se sabe que diferencias fundamentales en las producciones naturales vienen del microclima peculiar de la Sierra de Piedade en la época de la producción, de octubre a abril.

… Pero si se atiende a la literatura científica sobre los beta-glucanos 1-6-D del Agaricus blazei Murill desde los primeros trabajos, el compuesto activo que se describe que produce mayormente esta respuesta inmunitaria, el mayor compuesto activo en este sentido no es el beta-glucano en sí, sino que se trata de un complejo poliscárido-proteína (beta-glucano 1-6-D – proteína), al que se ha denominado F-III-2-b [15] [16] [17] [2] [18] [19]. En palabras de un Profesor de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, sería como una estrella tridimensional – la proteína -, delicadamente acariciada por una película de azúcar – el polisacárido – , que impartiría lenguaje bioquímico a distancia [20]

Por tanto, si lo único que se tuviera en cuenta, como históricamente ha hecho la publicidad agresiva sobre este champiñón fueran los beta-glucanos, no es sólo que en el Agaricus blazei Murill producido en invernaderos la cantidad de beta-glucanos que caracterizan a esta seta es menor que en el Agaricus blazei Murill cultivado a campo abierto en su entorno natural tropical, y que entre el que se cultiva a campo abierto de modo natural también haya diferencias significativas de concentración, sino que además la mayor actividad farmacológica en referencia a los beta-glucanos (1-6-D) en el Agaricus blazei Murill no la producen en solitario, sino formando un complejo con una proteína (complejo F-III-2-b). Y estos complejos tampoco se dan en todas las clases de Agaricus blazei Murill producidos, sino que dependerá de la cepa micelial utilizada, localización y modos de producción, del momento de la recogida, del clima, la época del año, el sustrato, procesos de envasado, de conservación y almacenamiento. ¿Acaso se da ese complejo en la mayoría de las producciones de invernadero que acaparan el mercado? Según opinión del autor, con toda seguridad, tampoco.

Claro que no queda sólo a la opinión del autor de este artículo esas diferencias de composición y actividades biológicas. Así, en 2006, Hashimoto et al., en un trabajo con distintas cepas y modos de producción concluyen que “las fracciones de proteínas fueron diferentes cualitativamente; por ejemplo, marcas de proteína específica se detectaron por electroforesis de gel de policrilamida bidemensional, y las actividades enzimáticas, especialmente las actividades de lacasa, polifenoloxidasa, peroxidasa y beta-glucanasa, eran diferentes. Estos factores sugieren fuertemente que las condiciones de cultivo de los hongos medicinales son claves para apreciar su actividad farmacológica[21]. En este sentido, sólo añadir que las últimas investigaciones apuntan como fundamental en el desarrollo de la seta óptima, además de la cepa empleada, las variaciones de temperatura intradía que se dan en las montañas de Piedade, donde se cultiva a campo abierto el verdadero champiñón del Sol.

En el artículo Diferencias de efectos farmacológicos dependiendo de los modos o procesos de producción, conservación y almacenamiento; variación también de otros principios activos de blazei.org, se cita al Prof. da Eira:

El Dr. da Eira, en relación con la actividad reparadora frente a la quimioterapia y radioterapia de Agaricus blazei Murill producido a partir de seis cepas miceliales diferentes, expone que para obtener resultados óptimos se necesita una alternancia de temperaturas para fructificar (entre diez y 14 días de calor, seguidos de entre tres y cinco días de frío y luego nuevamente el mismo período de calor), así como en la necesidad de orientar el foco hacia los principios activos concentrados en los extractos y correlacionar la intensidad de los efectos medicinales a la época de cosecha, el sustrato y el clima [25]; algo que implícitamente ya ha descartado las producciones comerciales de invernaderos que inundan el mercado.

También se citan otros autores de prestigio  que descalificarían a estas producciones oportunistas de Agaricus blazei Murill de interior, aunque sean “ecológicas”:

Menciona el Dr. Firenzuoli en 2008 que es muy importante tener en cuenta la época de la cosecha y el modo de conservación en relación con la actividad farmacológica, abundando en ese sentido; así como que la explosión comercial que supuso el aprovechamiento publicitario de las primeras investigaciones llevadas a a cabo sobre este champiñón estimuló, no sólo la producción, sino la aparición de nuevas marcas aprovechando nombres populares, por lo que se hace difícil a los consumidores saber cuál es el Agaricus blazei Murill puro [2]. Lo ocurrido históricamente en Japón y en otros países, tuvo su traslado a España, cuando el autor dio a conocer allí de modo afortunado el Agaricus blazei Murill, improvisando su nombre común en español, como se expone en el artículo Como Champiñón del Sol [26].

Como se ha expuesto anteriormente, si la cantidad de beta-glucanos contenidos en el Agaricus blazei Murill son menores en las producciones de invernadero que las llevadas a cabo a campo abierto en su solar natural tropical, en este último, también se demuestran variaciones siginificativas dependiendo de dónde se han producido lo que serán distintos tipos de Agaricus blazei Murill [9].

Además de esa constatación, el momento exacto de la recogida es también fundamental en relación con la cantidad y estructura de los alfa y beta glucanos contenidos en el blazei, así como el almacenaje y el envasado. Eso es fundamental para obtener un extracto óptimo (Hashimoto et al. 2002) [27].

Yahoui et al. (2004), demuestran que el modo de producción y la localización de la misma da lugar a distintos tipos de Agaricus blazei Murill en cuanto a morfología y composición química de este champiñón – por tanto, a distintos valores gastronómicos y propiedades farmacológicas, o ausencia de los mismos [14]. Y esta situación, a la que se llega por la producción comercial indiscriminada y/o desconocimiento, de modo recursivo da lugar también a la variación genética de las cepas miceliales con las que se produce este champiñón [28] [29].

Estas cápsulas de Agaricus blazei están especialmente indicadas para problemas de cáncer, al mismo tiempo que actúan sobre otros órganos incorporando todas sus propiedades medicinales: Posee un potente efecto anticancerígeno y antimutagénico.

No ya unas oportunistas producciones de interior no acreditan en modo absoluto lo que la seta en sí, en el estado actual de la ciencia, sino que, además, los más rentables improvisados extractos y derivados de la misma, acreditarían todavía menos.

El estado actual de la ciencia, las investigaciones in vitro, ex vivo e in vivo, los estudios y ensayos clínicos sobre la efectividad de esta seta extraordinaria – cuando es la natural – contra el cáncer, establecen, haciendo única a esta seta extraordinaria – cuando es la natural y óptima – que no es un solo principio activo, en el  artículo de blazei.org Sobre los distintos efectos farmacológicos entre el champiñón en sí y los derivados del mismo, se cita, por ejemplo, al Prof. Itoh, exponiendo con su tenor literal que:

El hecho de que muchos de sus componentes muestren actividades anticancerígenas es una característica no observada en otros hongos. Extractos en solitario se venden frecuentemente como preparaciones de Agaricus, pero qué pérdida de tiempo o inane es eso, porque un alto porcentaje de agentes anticancerígenos permanecen en otras partes o, por así decirlo, te engañan. Recientemente, productos con marcada mejoría de capacidad de absorción, que podrían ser absorbidos incluso a través de la mucosa, se han desarrollado destruyendo las paredes celulares de calidad suprema del Agaricus blazei (himematsutake), así que, por favor, asegúrense.

En este último sentido, cabe recordar la recomendación añadida de Hifas da Terra en sus páginas de tomar conjuntamente vitamina C para facilitar la absorción de esos betaglucanos de sus cápsulas, en general (Sobre los aspectos históricos, legales, científicos y publicitarios de las cápsulas de “champiñón del Sol” de Hifas da Terra).

Pero, aún más, en la abstracción de que las cápsulas no acreditarían nada, y menos de producciones de interior, que en sí tampoco acreditarían lo que la seta en sí, Hifas da Terra y, a su través, farmacia-internacional.net, por ejemplo, afirman o afirmaban, sólo considerando a esos betaglucanos en general como principio activo de esa “maravilla” de cápsulas que Posee un potente efecto anticancerígeno y antimutagénico … (qué inane tantos años de desarrollo y miles de millones en inversiones por parte de grandes compañías biotecnológicas para desarrollar cepas específicas, cultivarlas a campo abierto, desarrollar derivados, medio estrellarse con ellos, con ensayos clínicos de miles de personas, … y terminar vendiendo la seta en sí, producida a campo abierto, cuando en Galicia y de interior tenemos esas cápsulas maravillosas, según HdT y http://www.farmacia-internacional.net, entre otros).

Esas cápsulas, esa tipo o variedad de Agaricus blazei con la que se fabrican, y esa publicidad sólo basada en los betaglucanos en general, no han acreditado científicamente que posean un potente efecto anticancerígeno – en general, se supone, sin mencionar el tipo de cáncer -, en el estado actual de la ciencia. Pero más llamativa y a mayores contenidos imposibles conduce todavía eso de potente efecto antimutagénico.

¿Qué se ha escrito en el estado actual de la ciencia sobre el efecto antimutagénico del Agaricus blazei? Que sólo el natural y óptimo lo posee, pero necesariamente el de producción “ecológica” de invernaderos en Galicia no lo tendría, y menos sus cápsulas. Y menos aún, en razón del único principio activo con el que se promocionan, betaglucanos en general.

En el artículo Diferencias de efectos farmacológicos dependiendo de los modos o procesos de producción, conservación y almacenamiento; variación también de otros principios activos de blazei.org, se expone:

El Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol ha demostrado su efectividad antigenotóxica, asimismo; y serán estas investigaciones las que también pongan de manifiesto cómo hay muchos tipos de Agaricus blazei Murill, y sólo muy poco realmente, el de Piedade, es el que acredita la optimización de todas las propiedades que se le describen a esta seta extraordinaria, mientras que otras cepas y modos de producción y procesamiento llegarán a no acreditar nada; lamentablemente, con toda probabilidad, la mayoría de lo puesto en el Mercado. Según Firenzuoli et al. [30], los extractos de ABM no siempre han demostrado un efecto protector frente al cáncer. Delmanto [31], encontró actividad antigenotóxica en ratones con Agaricus blazei natural de tres cepas direntes sólo en el pretratamiento de los mismos con infusiones de esta seta, pero había una actividad mayor en la cepa aislada AB 99/26. Luiz [32] no encontró actividad antimutagénica en la cepa de esta seta que ensayó contra el metil metanosulfonato en células V79. Mientras que Guterrez [33] no encontró tampoco efectos protectores en los extractos acuosos de algunas cepas de este champiñón que ensayó en células V79, sugiriendo que las diferencias en el cultivo, almacenamiento y preparación de los extractos podrían influir en la efectividad de las preparaciones. Ensayando extractos acuosos de tres orígenes distintos – todos cultivados de modo natural a campo abierto, (Botucatu-SP, Londrina-PR and Piedade-SP), Guterrez [34]observó potencial antigenotóxico, pero mientras esa actividad antigenotóxica se daba en el Agaricus blazei Murill de Piedade pre, post y simultánea al tratamiento, en la cepa de Botucatu no se daba, y en la de Londrina sólo siguiendo el tratamiento simultáneo.

A mayor abundamiento, en literatura científica extractos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol de distintos orígenes no siempre han demostrado efecto protector contra el cáncer, como las cepas miceliales originales. Delmanto et al. (2001), utilizando el test micronucleico contra la genotoxicidad inducida por ciclofosfamida, encontró una disminución en la frecuencia de los micronúcleos después de tratar a ratones con una mezcla de infusiones de distintos orígenes miceliales, pero no encontró una frecuencia micronucléica más baja en el linaje aislado AB 99/26 [35]. Luiz et al. (2003) no encontró actividad antimutagénica en los extractos acuosos de blazei contra el metil metanosulfonato en células V79, utilizando los ensayos de comet y CBMN, mientras que con otros Agaricus blazei Murill sí se había publicado [36].

Asimismo, Guterrez et al. (2004) tampoco encontró efecto protector de extractos acuosos de blazei de distintos orígenes, sugiriendo que las diferencias en el cultivo, almacenamiento y preparación de los extractos podría influir en la efectividad de las preparaciones [22].

En el estado actual de la ciencia, no son los betaglucanos a los que se atribuyen los mecanismos antimutagénicos, sino una serie de ácidos grasos insaturados que poseen determinadas variedades óptimas de este champiñón, censados por esas publicaciones científicas. No se puede, por tanto, publicitar los betaglucanos con el milagro que todo lo puede, atribuyéndoles además actividad antimutagénica, cuando son otros principios activos que, hasta ahora, sólo se tiene la seguridad que se dan en el verdadero champiñón del Sol, en la seta original de Piedade.

Se indica, además del cáncer, en enfermedades como Sida, Artritis Reumatoide, Hepatitis B, o en cualquier patología que curse con síndromes de inmudeficiencia. Activa la respuesta del sistema inmunológico. Disminuye los niveles de glucosa en sangre. Reduce los niveles de colesterol, la arteriosclerosis y la presión arterial“.

Sobre estas cápsulas de Agaricus blazei de Hifas da Terra, que promocionaba de esa manera por farmacia-internacional.net, y más aún en función de esos betaglucanos en general a los que aluden, no se ha realizado un sólo ensayo o estudio clínico, en lo que alcanza mi conocimiento (o en algunos casos de inmunodeficiencias, derivados de calidad, con muchos años de investigación e inversiones multimillonarias, se han estrellado, aunque la seta natural tropical en sí tenga una o dos observaciones clínicas sorprendentes). Simplemente se promocionan torticeramente con ensayos y estudios clínicos realizados, primero con la seta en sí, no con esas cápsulas “fantásticas”, y luego con Agaricus blazei Murill natural, no de invernaderos, por muy “ecológico” que sea.

En el artículo Diferencias de efectos farmacológicos dependiendo de los modos o procesos de producción, conservación y almacenamiento; variación también de otros principios activos de blazei.org, también se expone:

Liu et al. (2008), en un trabajo sobre las actividades inmunopotenciadora, hepatoprotectora, disminuidoras de grasas y grasas infiltradas, de colesteroles nocivos y azúcar en sangre y contra la diabetes del Agaricus blazei Murill, recalcan que se trata de Agaricus blazei Murill (Agaricus brasiliensis ss. Wasser) producido a campo abierto (siendo una seta tropical, lógicamente en entorno tropical) y de una cepa específica, en este experimento denominada KA21 [6].

Además de recalcar Liu et al. en ese trabajo la diferencia de las producciones a campo abierto [6], esto es, de la producción natural y de la cepa micelial específica que emplean, mencionan cómo se detecta vitamina D en esas producciones naturales, por la luz solar. Algo que tampoco se daría en las de producción interior.

En 2008, Hetland et al., en un trabajo sobre la actividad del Agaricus blazei Murill sobre el sistema inmunológico, infecciones y cánceres, señalan expresamente las grandes diferencias de potencial biológico entre los extractos de Agaricus blazei Murill de diferentes fuentes y procesos de producción [37].

Todos estos datos implican que las cepas miceliales y los tipos de pretratamiento influyen en la actividad farmacológica anticancerígena del blazei (Manzi et al., 2000) [38]. Pero el almacenamiento y preservación de este champiñón – qué decir de sus derivados – también varía sensiblemente en la actividad farmacológica que se evidencie posteriormente, en función de la temperatura, el sustrato y los procesos de envase o conservación [10] [2] [11] [12] [13].

Reiterar, en el abuso y aprovechamiento comercial de esta maravilla de la naturaleza, cuando es óptima, que al autor de este artículo le han llegado a llamar por teléfono o ponerse en contacto con él empresas o médicos que han venido distribuyendo y comercializando indiscriminadamente esta seta con publicidad agresiva, para, años después de empezar a hacerlo, desde que el autor la dio a conocer en España, y cuando ni siquiera todavía había obtenido el reconocimiento legal para su autorización de puesta en el mercado español – esto es, esas producciones comerciales se ponían en el mercado sin autorización sanitaria, necesariamente, como necesariamente no la pueden tener el pandemónium de oportunos e improvisados derivados – , para preguntarle entonces cuál era la cepa óptima – algo inane, pues como se demuestra en este artículo, el modo de producción, y más en invernaderos, ya de por sí produce una variación de la seta, en su morfología y en sus componentes químicos [39] [14].

Por otra parte, existen ensayos clínicos a doble ciego y exitosos contra la Diabetes Mellitus tipo II. Qué duda cabe que realizados con la seta natural y no con cápsulas de setas de invernaderos. En el artículo blazei.org sobre la actividad del Agaricus blazei contra la diabetes, se puede leer:

Así, por primera vez, Higaki et al., en 1997, dan posible explicación a actividad terapéutica en casos de diabetes (además de hipertensión y dermatitis atópica); en ese trabajo, ya se subraya la necesidad de una producción homogénea y optimizada y, por ende, de los distintos tipos y distintas propiedades o ausencia de las mismas en el Agaricus blazei Murill comercial. Más allá de ese mero efecto regulador de la fibra vegetal soluble que son los polisacáridos del champiñón del Sol, por primera vez se apuntaría la actividad de los beta-glucanos en los receptores de insulina[3].

Sin embargo, a partir de 2004 se descubrieron los receptores de beta-glucanos contenidos en el Agaricus blazei y los primeros mecanismos de actuación que explicarían su actividad antidiabética.

Pero posteriormente se describirá cómo otros componentes del Agaricus blazei Murill, oligosacáridos, presentan una actividad mucho más significativa que los beta-glucanos del champiñón del Sol en esos mecanismos o propiedades contra la diabetes. Así, en 2005, Kim et al. describen en experimentos animales la actividad antidiabética de los beta-glucanos y sus oligosacáridos hidrolizados enzimáticamente del Agaricus blazei. Aunque los beta-glucanos y los oligosacáridos del Agaricus blazei Murill habían mostrado propiedades antihiperglicémicas, anthipertrigliceridémicas, antihipercolesterolémicas y antiarteriescleróticas, indicando con todo ellos una actividad antidiabética en ratas diabéticas, los oligosacáridos tenían alrededor del doble de actividad de los betaglucanos con respecto a la actividad antidiabética [4].

En los capítulos de blazei.org, la enciclopedia del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol, como alimento funcional y sobre las investigaciones sobre la actividad farmacológica del Agaricus blazei frente a distintas patologías, TODOS LOS ENSAYOS CLÍNICOS SE LLEVAN A CABO CON LA SETA EN SÍ, Y ADEMÁS CON LA SETA NATURAL PRODUCIDA A CAMPO ABIERTO, CON LA SETA TROPICAL. ¿Si las diferencias abismales entre unos tipos o variedades de seta y otras son insalvables, cómo pueden aprovechar esos trabajos sobre una seta, que en nada tiene que ver con esas producciones ecológicas de interior, y menos con sus más rentables cápsulas, para esa promoción fácil?

Volviendo a la entrada  donde se hacía el comentario sobre dónde comprar champiñón del sol concentrado,  entrada de 26 de enero de 2009, Potentes efectos inhibidores de extractos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol frente a la leucemia mieloide humana in vivo e in vitro, que no he publicado, pero que comento en esta entrada aparte, en el epígrafe Leucemias en blazei.org, investigaciones contra la leucemia humana, pero no realizadas precisamente con las cápsulas de Hifas da Terra y de farmacia-internacional.net, se expone:

En 2007, Gao et al., describen los mecanismos primarios de la apoptosis inducida en la línea tumoral de la leucemia por la fracción FA-2-b-ss preparada del champiñón Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol, apuntando lo interesante de estos descubrimientos en la lucha contra la leucemia. Este trabajo se llevó a cabo in vitro con células de leucemia humanas HL-60 [20]. Hay que recordar que esa fracción FA-2-b-ss es un complejo beta-glucano-<1-6-D-proteína, el mayor compuesto activo en relación con polisacáridos que se ha descrito en el Agaricus blazei o champiñón del Sol, al contrario de la publicidad simplista y agresiva de las múltiples producciones comerciales improvisadas e indiscriminadas que se promocionan con las bondades de los beta-glucanos en solitario.

En 2007, Jin et al. abundan en el estudio de los mecanismos de la apóptosis que el Agaricus blazei Murill produce sobre las células de leucemia humana U937 [51].

Con anterioridad (aunque con una variedad de Agaricus blazei Murill desarrollada y adaptada en Japón, el Himematsutake Iwade Strain 101), en 1994, con pacientes de leucemia aguda no linfocítica, Xiaohui et al. describen la remisión completa del 80 % del grupo experimental, un 30 % más que el grupo de control, con aumento remarcado de leucocitos, plaquetas y mejora de la circulación periférica, así como un menor número de infecciones y minoración significativa y remarcada de los efectos colaterales de la quimioterapia [52], como se expone en el epígrafe siguiente sobre observaciones clínicas y ensayos clínicos.

Kim et al. (2008) describen potentes efectos inhibidores de la leucemia mieloide humana in vivo e in vitro en un extracto de Agaricus blazei o champiñón del Sol. Los mecanismos de actuación se relacionan, al menos, con la inducción de la apóptosis. Sin embargo, los polisacáridos contenidos en este alimento no mostraron actividad contra la leucemia in vitro. [53]Este último hecho viene a recalcar el porqué este alimento es único, al describirse, no uno o pocos, sino muchos componentes activos que actuarían simultáneamente.

Recordar, así mismo, que, por ejemplo, los estudios clínicos llevados a cabo contra el cáncer de próstata explican gran parte de sus mecanismos de actuación en los principios activos antiangiogénicos en esta seta – que no son desde luego betaglucanos – y que Hifas da Terra y farmacia-internacional.net parecen desconocer. Pero que, a tenor de la publicidad que exhiben los dos sobre estas cápsulas, no contendrían tampoco. O el caso de derivados millonarios que no acreditan nada en pacientes de cáncer de próstata, como se expone en la entrada de 23 de mayo de 2010, , mientras sí existen algunas observaciones clínicas de la seta natural en sí, así como experimentos científicos, que describen efectividad.

“La potencia del extractado nos permite reducir la dosis diaria a 1 cápsula al día antes de la comida. Por lo tanto, con este bote tendrás cubierto el tratamiento para un mes. Composición nutricional: Polisacáridos: 41.2 % β-glucanos: 11.9 % Proteinas: 17.0 % Grasas: 2.8 % La diferencia entre el extractado y la seta en polvo reside básicamente en la concentración de β-glucanos presentes en las cápsulas. Para igualar la dosis de glucanos que hay en nuestras cápsulas medicinales de extractado habría que consumir de 6 a 9 cápsulas de seta en polvo.

La potencia del extractado nos permite reducir la dosis diaria a 1 cápsula al día antes de la comida. ¡Pero si en el estado actual de la ciencia, por la bibliografía científica citada, esas producciones oportunistas y cápsulas improvisadas no tendrían nada que ver con las investigaciones regladas sobre la seta en sí, cuando es natural!

¿En qué se basan para esa dosificación, cuando en el estado actual de la ciencia ya está probado que cada persona necesitaría una cantidad diferente? ¿Pero qué ensayos o estudios clínicos han realizado? (sobre unas cápsulas y sobre una variedad de Agaricus blazei de interior, además, desprestigada en el estado actual de la ciencia). Sólo se me ocurre una respuesta. Por cuestiones de márketing y rentabilidad.

La diferencia entre el extractado y la seta en polvo reside básicamente en la concentración de β-glucanos presentes en las cápsulas. Para igualar la dosis de glucanos que hay en nuestras cápsulas medicinales de extractado habría que consumir de 6 a 9 cápsulas de seta en polvo.

Si la diferencia, según Hifas da Terra y farmacia-internacional.net entre las cápsulas y la seta, producida por Hifas da Terra, de modo ecológico, pero de interior, reside básicamente en una mayor concentración de β-glucanos o glucanos presentes en las cápsulas (de seis a nueve veces superior), ¿qué ha pasado con el resto de principios activos, porque la maravilla de esta seta y lo que la hace única es que son muchos principios activos los que actuarían de forma simultánea? ¿También los han concentrado …? Vuelven al pensamiento las palabras del Prof. Itoh, exponiendo con su tenor literal que:

El hecho de que muchos de sus componentes muestren actividades anticancerígenas es una característica no observada en otros hongos. Extractos en solitario se venden frecuentemente como preparaciones de Agaricus, pero qué pérdida de tiempo o inane es eso, porque un alto porcentaje de agentes anticancerígenos permanecen en otras partes o, por así decirlo, te engañan. Recientemente, productos con marcada mejoría de capacidad de absorción, que podrían ser absorbidos incluso a través de la mucosa, se han desarrollado destruyendo las paredes celulares de calidad suprema del Agaricus blazei (himematsutake), así que, por favor, asegúrense.

Así como el trabajo de revisión de Firenzuoli (2007) cuando analiza el incremento de sustancias indeseables en derivados de esta seta.

Si el reportaje que me hacen en el número 58 de DSalud, de febrero de 2004, además de los errores que contiene, ya quedó obsoleto al poco tiempo, por la cantidad de literatura científica que se publicó después, año tras año, ¡cuántos naturópatas y médicos naturistas se pusieron también a prescribir, en ocasiones, esas cápsulas, en otras ocasiones, elixires …! Sólo por ese reportaje, sin actualizarse, investigar por su cuenta, ni tener en consideración, por ejemplo, lo que se ha expuesto en esta entrada.

Como anécdota doble, se promocionan y venden por parte de las mismas empresas otros derivados de la Ganoderma Lucidum (reishi) donde ponen que tienen mayor conceentración de glucanos (y eso que el Agaricus blazei natural, a campo abierto, es el que mayor concentración de beta-glucanos 1-6-D presentaba, reduciéndose en todo lo que no fuera el cultivo en su solar óptimo, y más todavía, de interior). ¿Por qué no promocionan sólo esas cápsulas de reishi?

La segunda parte de la anécdota es que, en la lucha en solitario que mantuve por el reconocimiento legal del Agaricus blazei, y a los días del reconocimiento de todo, se inició la memoria justificativa del que sería luego el Real Decreto 30/2009, de 16 de nero. Y según el cual, desde el 24 de enero de 2010 la Ganoderma Lucidum para uso alimentario está prohibida en su puesta en el mercado español.

Visto lo que fue mi caso y todas estas empresas que se aprovecharon, ya no habría nada de que extrañarse. Sin embargo, como regalo, les anticipo que estoy argumentando en vía administrativa, tanto que esa prohibición conlleva contenidos imposibles, como que si, bajo mi opinión, no se hubiera notificado a la Comisión Europea y quizá también a los interesados, con la normativa europea en la mano, que prevalece sobre ese Real Decreto, se podría seguir poniendo en el mercado.

Recordar que cuando yo hice un comentario en las páginas de http://www.farmacia-internacional.net, el 3 de mayo de 2009, el 4 de mayo me lo borraron, y que una carta abierta a su Sr. Farmacéutico titular, con cuestiones esenciales, como las expuestas, nunca fueron respondidas.

Aunque no he publicado el comentario de  22 de mayo de 2010 a la entrada de 26 de enero de 2009, Potentes efectos inhibidores de extractos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol frente a la leucemia mieloide humana in vivo e in vitro:

Donde comprar champiñon del sol en extracto concentrado: en http://www.farmacia-internacional.net/tienda

Lo he puesto en una entrada aparte y me he permitido hacerle yo también unos comentarios.

Anuncios