Insistiendo en que el Agaricus blazei o champiñón del sol, como yo le improvisé de nombre común en español a finales de 2003, si es de calidad, es una de las mejores setas gastronómicas del mundo; e insistiendo en lo censurable de la publicidad agresiva, por ignorancia o falta de escrúpulo, que se constata, como se pone de manifiesto en la entrada anterior, ahora considero necesario mencionar una publicación científica recién aparecida, Possible case for false-positive reaction in serum 5-S-cysteinyldopa levels in a patient with malignant melanoma by ingestion of Agaricus blazei Murrill extract. Sólo por el título se adivina que en un caso se ha relacionado la ingesta de extractos de Agaricus blazei con un falso positivo en una medida clínica utilizada para conocer el grado de un melanoma.

Por ello, frente a la censurable publicidad donde aquí vale todo, insistir en que cuando esta seta excepcional en todos los sentidos se toma buscando actividad farmacológica, toda la información disponible debe ser puesta con carácter previo en conocimiento del personal facultativo siempre; no como algunas empresas exponen, con una falsa apariencia de seriedad, en caso de duda.