Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol producido de modo natural cerca del Trópico de Capricornio en Brasil

Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol producido de modo natural cerca del Trópico de Capricornio, en la Sierra de Piedade, en Sao Paulo, Brasil

Este champiñón es una maravilla de la naturaleza en muchos aspectos, y ha dado lugar y da lugar  ha dado lugar a muchas investigaciones que se publican en la literatura científica especializada de alto índice de impacto (de prestigio dentro de la propia literatura científica) en relación con su altísima calidad gastronómica y nutricional, su verdadero origen, su posible utilización industrial ecológica; pero, sobre todo, ha dado lugar a muchísimas artículos de literatura científica, trabajos sobre experimentos animales, in vitro, ex vivo, ensayos clínicos y observaciones clínicas por sus propiedades frente a patologías, algunas muy graves, como cáncer, hepatitis y diabetes, y como más que probable alimento funcional – si la seta es buena; lamentablemente, una ínfima parte de lo que se produce en el mundo.

Cabe, pues, comenzar por:

  1. lo que más famoso se ha hecho, sus propiedades frente a patologías, como seta medicinal,

  2. continuar por las investigaciones como alimento funcional

  3. y terminar con la evidencia en la propia literatura científica que se trata de una de las mejores setas gastronómicas del mundo, en atención a sus bondades fruitivas y nutricionales excelsas.

1.- Con respecto a las propiedades investigadas contra patologías, algunas muy graves, en primer lugar hay que remarcar que la inmensa mayoría, si no todas las investigaciones científicas, experimentos animales, in vitro, ensayos clínicos y observaciones clínicas que se han publicado en las revistas científicas de mayor impacto sobre el Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol se llevan a cabo con producciones llevadas a cabo con una o muy pocas cepas miceliales específicas y controladas, una ínfima parte de lo que se comercializa y publicita realmente en el mercado. De igual modo, esas producciones del champiñón, de clima tropical, se llevan a cabo teniendo en cuenta controles, entornos y procesos que no tienen nada que ver con lo que se comercializa normalmente, pese a la publicidad agresiva: teniendo en cuenta que son cultivados a campo abierto (en clima tropical), teniendo en cuenta la época, el clima, el sustrato, la recogida y procesos de conservación y de semiconservación.

Tanto no se pueden extrapolar esos resultados científicos impresionantes a producciones comerciales indiscriminadas de invernaderos (muchísimo más rentables – y llevadas a cabo incluso en Brasil – y única manera de cultivarlo fuera del entorno tropical), como mucho menos a la multitud ingente de derivados, pastillas, comprimidos, extractos, … fabricados con las mismas. Y, sin embargo, no paran de publicitarse agresivamente en Internet, con meros fines comerciales y sin conocimiento suficiente, en el mejor de los casos, jugando, por tanto, con la salud o esperanzas de muchas personas. Sólo se han realizado estudios serios sobre tres derivados de este champiñón, con inversiones mil millonarias en Yen, y ninguno ha llegado a acreditar lo que el resto de literatura científica demuestra para la seta en sí, cuando es óptima, según se expone en el párrafo anterior.

Aún el propio Brasil se viene a demostrar científicamente que hay muchísimas diferencias entre los resultados acreditados científicamente entre unas producciones y otras – a campo abierto, y sin perjuicio de que por exclusivos motivos de rentabilidad económica, que derrotan a la ciencia, allí también se produce muchísimo de invernadero.

Esta primera parte del resumen de investigaciones científicas con respecto a sus propiedade frente a patologías, algunas muy graves, no se refiere a la inmensa mayoría del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol que se comercializa en España, en la Unión Europea y en el mundo, y mucho menos a sus muchísimos derivados, todavía más rentables: cápsulas, comprimidos, pastillas y extractos; pese a que las extrapolen con sentido comercial a la publicidad agresiva con la que se promocionan, derrotando otra vez a la verdad y a la ciencia. Este resumen de literatura científica sobre el Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol se refiere al producido de modo natural, en su entorno tropical, teniendo en cuenta la estirpe utilizada, métodos de producción, substrato, clima, época del año, procesos de conservación y de envase …

Hecha esa necesaria necesaria y fundamental salvedad, tomando como referencia en primer término, por ejemplo, al propio Dr. Wasser (2002), se puede decir que numerosas especies de hongos de basidiomiceto tienen una prolongada historia de aplicación tanto como alimento, como con propósitos medicinales. Casi 650 de las 14.000 especies conocidas poseen propiedades farmacológicas significativas, y casi 100 especies han sido testadas para el cultivo (Hobbs, 1995; Miles y Chang,1997; Reshetnikov et al., 2001; Kirk et al.,2001). De éstas, unas 40 especies se cultivan comercialmente a escala industrial (Chang, 1999). Estos hongos atraen un interés industrial grande, siendo fuentes de muchas substancias farmacológicas con poderosas propiedades así como substancias objetivamente muy beneficiosas para la salud, o incluso con actividad terapéutica, conocidas bajo una pluralidad de denominaciones: suplementos dietéticos, alimentos funcionales, … (Zeisel, 1999; Wasser y Weis, 1999; Wasser et al., 2000).

La primera descripción histórica del uso de setas del género Agaricus con propósitos medicinbales es probablemente la descripción que se encuentran en tratados médicos bizantinos del siglo cuarto al siglo quince por Orivasio y Apuleyo, para tratar úlceras malignas de faringe (Ramoutsaki et al., 2002).

Una de las especies más interesantes y que comienza a ser estudiada intensivamente es el Agaricus blazei Murill. Se caracteriza el Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol por una amplia gama de investigaciones sobre tratamientos medicinales, incluyendo actividad antitumoral (Mizuno et al., 1989, 1998, 1999). El mayor grupo de sustancias se compone de polisacáridos, obtenidos mayormente de los cuerpos fructificados. De 17 fracciones solubles e insolubles en agua, 7 mostraron actividad antitumoral. Estos glucanos antitumorales tenían una estructura β-(1-6), además de otros glucanos bien conocidos β-(1-3)-glucanos. Curiosamente, el Agaricus blazei Murill, o champiñón del Sol, es el primer hongo conocido que contenga polisacáridos activos con tales estructuras (Mizuno et al., 1990). Las fracciones tratadas en medio ácido (ATF) provocan infiltración en tumores distantes por células Natural Killer con muy remarcada actividad. También inhibe directamente el crecimiento celular in vitro, mediante un proceso de inducción apoptótica. Los componentes activos del ATF  (del Agaricus blazei Murill, champiñón del Sol) son HM-3G (Fujimiya et al., 1999 y LM-3 (contiene fracciones del complejo α-(1-4)-glucano-β-(1-6)-glucano) (Fujimiya et al., 1999). La mayoría de estos polisacáridos son fibra vegetal, absorben las sustancias carcinógenas, previniendo así la absorción por parte del intestino, y minimizando efectivamente la posibilidad de cáncer de intestino o de colon (Mizuno, 1996).

El extracto de acetona del Agaricus blazei Murill, o champiñón del Sol, contenía 6 esteroides antitumorales activos. Tres de ellos inhibieron las proliferación de células cancerígenas cervicales (HeLa) (Mizuno, 2002) y la cuarta, ergosterol (o su producto oxidado), bloqueaban el crecimiento de un tumor de sarcoma 180 en ratones portadores por inhibición directa de angiogénesis inducida por tumores sólidos (Takaku et al., 2002), los extractos de hexano y cloroformo-metanol de los cuerpos fructificados del Agaricus blazei Murill, o champiñón del Sol, poseen actividades antimutagénicas y bactericidas. Las primera fue inducida por ácido linoleico, y la segunda por ácido 13-hidroxi,cis-9,trans-11-octadecadienoico (13-ZE-LOH) (Osaki et al.,1994).

Como las mutaciones son uno de los factores importantes que contribuyen a la oncogénesis, el descubrimiento de sustancias activas antimutagénicas naturales es un paso muy prometedor. Se ha demostrado una alta actividad antimutagénica en extractos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol a  diferentes concentraciones en células (Menoli et al., 2001, Barbisan et al., 2003, Pinhero et al, 2003).

Se ha demostrado remarcada actividad antiangiogénica (Bellini et al., 2002, 2003; Takau et al., 2002), describiéndose por primera vez un ergosterol con actividad antiangiogénica. De igual modo, se ha descrito por vez primera el piroglutamato sódico aislado del Agaricus blazei  Murill o champiñón del Sol como una sustancia antiangiogénica con potentes acciones antitumoral y antimetastática, así como actividad inmunomoduladora, en ratones portadores de tumores (Kimura et al., 2004).

Aunque las investigaciones se centran hoy día en los cuerpos fructificados,  los cultivos miceliales  del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol también mostraron ser una fuente de sustancias antitumorales. Se desarrolló un complejo de polisacárido activo antitumoral (ATOM) (Ito et al., 1997). Otro complejo proteína-polisacárido se obtuvo del cultivo micelial sumergido del Agaricus blazei Murill. Los principales componentes de esta parte de polisacáridos son la glucosa y la manosa (Hikichi et al., 1999). Un nuevo polisacárido activo antitumoral del Agaricus blazei o champiñón del Sol contra el sarcoma 180 se ha separado del micelio cultivado en líquido, β-(1-2)-, β-(1-3)-glucomanán (Tsuchida et al., 2001). Probó ser completamente diferente a los polisacáridos antitumorales del cuerpo fructificado (Mizuno et al., 1999).

Curiosamente, esta actividad no fue observada en las fracciones obtenidas en los cuerpos fructificados del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol (Sorimachi et al., 2001).

Durante los 80 y los 90, el A. blazei ha demostrado poseer actividades antimutagénicas, bactericidas y antiangiogénicas, y ser un poderoso estimulante sistémico del sistema inmunitario, promoviendo los mecanismos de defensa natural para combatir una variedad de agentes infecciosos, además de cánceres (Reshetnikov et al., 2001; Mizuno, 2002). La actividad inmunoestimuladora y la acción antitumoral de extractos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol se investigó con distintos modelos de laboratorio, incluyendo ratones portadores de Sarcoma-180, fibrosarcoma MethA, HeLa, y V79 (Kawagishi et al., 1989, 1990; Mizuno et al.,1990, 1998; Itoh et al., 1994; Ebina y Fujimiya, 1998; Fujimiya et al., 1998, 2000). Esta amplia gama de propiedades se debe a la presencia de numerosas sustancias de diferente naturaleza química, contenidas no sólo en los cuerpos fructificados, sino también el cultivo del micelio y en el líquido filtrado.

Se ha descrito la restauración de la actividad de las células NK de las células del bazo inhibidas por la inoculación subcutánea de un tumor de Ehrlich, así como la estimulación de la actividad linfoproliferativa inducida mitogénicamente de las células del bazo por el Agaricus blazei Murill o champiñón del  Sol (Kaneno et al., 2004).

En ese sentido, tras un ensayo clínico 100 pacientes con cánceres ginecológicos y su correspondiente grupo de control de otras 100 pacientes, utilizando la infusión de Agaricus blazei Murill Kyowa (producida  en una zona óptima de Matto Grosso do Sul, no en Sâo Paulo), las conclusiones es que es recomendable ese Agaricus blazei Murill, por cuanto incrementa muy significativamente la activación de las células NK y minora los efectos colaterales de la quimioterapia, como la ausencia de apetito, alopecia, estabilidad emocional y debilidad general (Ahn et al., 2004). El disparo de las células NK ocurre en este experimento a partir de la sexta semana. Curiosamente coincide con otros, pero también hay terceros, y mis propias observaciones en las que, en ocasiones, eso ha ocurrido mucho antes. Con anterioridad, Ahn et al., en 2002, ya habían descrito el incremento en el sistema inmunológico de pacientes de cánceres ginecológicos sometidas a quimioterapia.

En otros ensayos clínicos anteriores, con menos sujetos, Wang et al. en 1994 describe los efectos del A. blazei en la promoción de acción hematopoyética, reforzamiento de la función inmunitaria e inhibición tumoral, en pacientes con tumores en el tracto gastrointestinal; también se considera que el A. blazei promueve la restauración de la mielopoiesis retardada después de radioterapia y quimioterapia. En 1994, con pacientes de leucemia no linfocítica, Xiaohui et al. describen la remisión del 80 % del grupo experimental, minoración remarcada de los efectos colaterales de la quimioterapia, aumento remarcado de leucocitos, plaquetas y circulación periférica, así como un menor número de infecciones. Wang et al., también en 1994, con pacientes con hepatitis B crónica, considera obvio que el A. blazei exhibe un efecto terapéutico contra la depresión enzimática y la ictericia, así como en la recuperación de hepatocitos, fortalecimiento del sistema inmunitario y actividad anticancerígena. En 2000, Suzuki et al. presentan un trabajo con pacientes con cistadenomas, sarcomas y carcinomas de células escamosas – sarcoma uterino, tumores de ovarios y carcinomas cervicales – cuyas conclusiones son que fortaleció el sistema inmunitario de todos los pacientes, con actividad linfoproliferativa e incremento en la activación de las células NK; disminución en los valores de GOT y GPT en aquellos que lo tenían alto; minoración de los efectos colaterales de la quimioterapia y de la radioterapia, por lo que podría considerarse un inmunoquimioterápico óptimo. Hay más observaciones clínicas en el propio Sâo Paulo, básicamente, en el Centro Oncológico de Sao Paulo. Algunas, francamente curiosas, como la efectividad que demuestra como adyuvante – en otras ocasiones, sólo con tratamiento paliativo o sin tratamiento – en cáncer de próstata, donde la actividad sobre el sistema inmunitario tendría mucha menos influencia en el desarrollo de la enfermedad, siendo esta la que tradicionalmente se le atribuía como principal. No obstante, en estas observaciones se pone de manifiesto actividad antiangiogénica, que atribuyen, según el estado de la ciencia cuando se realizan, al ergosterol contenido (en modelos animales se describió el ergosterol contenido como un poderoso antoangiogénico), sin perjuicio de que, posteriormente, se ha aislado otra sustancia, piroglutamato sódico, a la que también se observa fuerte actividad antiangiogénica.También en 1995 y 1997, Ghoneum presenta algunas observaciones clínicas en cáncer de ovarios y otros.

En todos los ensayos clínicos, el Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol minoró los efectos colaterales de la quimioterapia y de la radioterapia, restaurando valores suprimidos por éstas, y haciéndolas, por tanto, más efectivas. En 2004, el prof. Augusto de Ferreira da Eira describe los posibles mecanismos en la actividad restauradora de los extractos de Agaricus blazei Murill en la quimioterapia y radioterapia, con minoración muy significativa de los efectos colaterales nocivos o traumáticos asociados a estos tratamientos.

En 2007, Gao et al., describen los mecanismos primarios de la apoptosis inducida en la línea tumoral de la leucemia por la fracción FA-2-b-ss preparada del champiñón Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol, apuntando lo interesante de estos descubrimientos en la lucha contra la leucemia. Más adelante se comprueba que ya se ha llevado a cabo algún ensayo clínico exitoso contra la leucemia no linfocítica. Con anterioridad, en 1994, con pacientes de leucemia no linfocítica, Xiaohui et al. describen la remisión del 80 % del grupo experimental, minoración remarcada de los efectos colaterales de la quimioterapia, aumento remarcado de leucocitos, plaquetas y circulación periférica, así como un menor número de infecciones.

En 2007, Jin et al inciden en lo mismo, pero con otros mecanismos de actuación descritos con otras fracciones de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol.

En 2007, Murakawa et al, describen la efectividad del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol como un activador de respuesta inmunitaria en la terapia in vivo contra el mieloma utilizando fosfolípidos marinos.

En 2008, Yu et al publican un trabajo sobre los mecanismos inhibidores del Agaricus blazei Murill oc hampiñón del Sol en el crecimiento del cáncer de próstata, cuya conclusión es que … el Agaricus blazei podría inhibir directamente el crecimiento del cáncer de próstata mediante mecanismos apoptóticos y de supresión del crecimiento del tumor vía mecanismos antiproliferativos y antiangiogénicos. Por lo que sugieren que el Agaricus blazei podría tener un uso terapéutico potencial en la prevención y tratamiento del cáncer de próstata humano.

Pero, si hasta ahora se había descrito sólo actividad antiangiogénica en el Agaricus blazei Murill, primero, en un ergosterol contenido, describiéndose por primera vez un ergosterol con actividad antiangiogénica; y posteriormente se se ha descrito también por vez primera el piroglutamato sódico aislado del Agaricus blazei  Murill o champiñón del Sol como una sustancia antiangiogénica con potentes acciones antitumoral y antimetastática, así como actividad inmunomoduladora, y en 2008, recientemente como se comprueba en las noticias de este también en este Blog,  Yu et al publican un trabajo sobre los mecanismos inhibidores del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol en el crecimiento del cáncer de próstata, cuya conclusión es que … el Agaricus blazei podría inhibir directamente el crecimiento del cáncer de próstata mediante mecanismos apoptóticos y de supresión del crecimiento del tumor vía mecanismos antiproliferativos y antiangiogénicos, el trabajo más reciente publicado al que hace referencia esta entrada describe ahora cómo un nuevo polisacárido aislado del Agaricus blazei Murill, de bajo peso molecular – no se trata, por tanto, de un beta – glucano, evidencia actividad de inhibición de la angiogénesis.

Con anterioridad, En 2008, Itoh et al. describen cómo la blazeína de un esteroide nuevo aislado del Agaricus blazei o champiñón del Sol induce la muerte celular de las líneas tumorales del cáncer de pulmón LU99 y del cáncer de estómago KATOIII humanos. Este trabajo guardaría relación con los ensayos clínicos anteriores y exitosos contra tumores gastrointestinales y en observaciones llevadas a cabo por el autor.

El Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol es, así mismo, una fuente excelente de antioxidantes (Izawa et al., 2003). En 2004, Juang et al. muestran como el A. blazei tiene unas excelentes propiedades antioxidantes. En 2008, Gu et al. describen los efectos tumoridas de los beta-glucanos en el Agaricus blazei, en modelos animales los mecanismos incluyen tanto actividad antioxidante como la suma añadida de una potenciación de la inmunidad sistémica y tópica. Si la última implica una lucha indirecta contra los tumores, la primera significa una actividad tumoricida directa.

También en 2008 Sugita et al. muestran la acción beneficiosa del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol en la formación de antígenos.

En 2008, Sorimachi et al. describen los efectos inhibidores de componentes del Agaricus blazei Murill  o champiñón del Sol en la formación de fibra colágeno anormales en células de hepatocarcinoma humano.

En ese sentido, en 2008 también Angeli et al. publican sobre los efectos beneficiosos del  Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol contra la línea del hepatocarcinoma humano. Takeda et al. en 2000 refieren que en el caso de la remisión espontánea de un hepatocarcinoma, el paciente estaba tomando Agaricus blazei Murill y Taheebo (Tabebuia Avellanedae).

En agosto de 2008, Gonzaga el al. describen en experimentos in vivo la inhibición del sarcoma 180 por unos polisacáridos específicos formando complejos con una proteína (alfa-glucanos-beta-glucanos-1-6-D->proteína) del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol, así como la prevención de la leucopenia producida por agentes quimioterápicos como el 5-FLU-5-fluoracil; de igual modo. También en agosto de 2008, Takimoto et al. describen la mejoría, tanto del asma inducido en experimentos animales, como de fibrosarcoma en animales portadores del mismo.

El Agaricus blazei Murill ha demostrado tener un efecto hepatoprotector tanto contra la toxicidad en el hígado como en el proceso de hepatocarcinogénisis inducido por una dosis tóxica moderada de dietilnitrosamina en experimentos animales (Barbisan et al., 2002). De igual modo, la coinmunización de Agaricus blazei Murill con la proteína central del virus de la hepatitis B a través de la vacuna de ADN incrementa las respuestas inmunitarias celulares y humorales (Chen et al, 2004).

Del mismo modo, el Agaricus blazei Murill normaliza la función hepática de pacientes con hepatitis B crónica (Hsu et al., 2008). Anteriormente, Hsu et al. describieron el efecto protector del Agaricus blazei Murill, dependiendo de la región donde fue cultivado, frente a la hepatotoxicidad inducida por Ccl4.

El 14 de marzo de 2008 concluyó un ensayo clínico a doble ciego, reglado y aprobado por la FDA, contra hepatitis C.

Un estudio evaluó los efectos clínicos y seguridad en voluntarios humanos con niveles elevados de gamma-GTP, pero con un derivado, ABCL. Los resultados son significativamente positivos (Inuzuka et al., 2002).

En 2005, Kubo et. al, sugieren que el Agaricus blazei Murill podría ser un radioprotector, al describir los efectos protectores de extractos solubles en agua de cultivos miceliales de Ganoderma Lucidum y Agaricus blazei Murill contra rayos X en ratones B6C3F1, con la prolongación significativa de la media de supervivencia al ser irradiados hasta la muerte, frente al grupo de control.

De igual modo, Eguchi et al. describen sus propiedades de protección del riñón y uroprotectoras en modelos animales, ratones heminefrectomizados en 1999.

A lo largo de 2005 y 2006, Bernardshaw et al, (del Instituto Nacional de la Salud del Reino de Noruega) llevan a cabo experimentos animales con éxito con vistas a la utilización del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol en dietas hospitalarias. Demuestran la inhibición del streptoccocus neumoniae, así como, en un tercer experimento, el inaudito incremento en la tasa de supervivencia de ratones pretratados con blazei, y otro grupo con administración simultánea, a los que se les produce peritonitis fecaloidea; en el grupo experimental el Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol les protegió del shock séptico.

Se ha descrito también el efecto inmunomodulador del Agaricus blazei Murill en infecciones experimentacles con Paracoccodioides brasiliensis en modelos animales (Gameiro et. al, 2006).

En 2004, Chen et al. sugieren que el extracto de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol pudiera ser un adyuvante para mejorar la eficacia de las vacunas de ADN in vivo – esto es, abre la vía a una posible efectividad antivírica, que se constata con la inhibición del virus de la encefalopatía equina occidental (Sorimachi et al., 2001).

Bruggemann et al. describen en 2006 la actividad antivíral del Agaricus blazei Murill contra el virus de la herpes humana y bovina en cultivos celulares.

Los extractos acuosas miceliales del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol inhibieron efectos citopáticos inducidos por encefalitis equina occidental.

En 2003, Toshiro et al. demuestran el efecto antihipertensivo del blazei en seres humanos a través de un ensayo clínico a doble ciego y con placebo, así como también viene a demostrar la seguridad de este alimento en su administración a largo plazo. Aún más, el cese de la administración del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol en los pacientes del grupo experimental supuso el incremento de nuevo de la tensión arterial. En 2006, Kobayashi et al. demuestran la seguridad y efectos positivos del Agaricus blazei Murill en personas con la tensión alta o medianamente alta.

Anteriormente, en 1999 Eguchi et al. describen los efectos inhibidores de extractos en agua caliente de los carpóforos de Agaricus blazei Murill en el desarrollo de la hipertensión en ratones hiperstensivos espontáneamente. De igual modo, se ha descrito el efecto antipertensivo del Agaricus blazei Murill enriquecido con ácido aminobutírico en ratones hipertensivos espontáneamente (Watanabe et al., 2002). Se han descrito los efectos agudos positivos de la aplicación intravenosa del Agaricus blazei Murill sobre la presión arterial media y la frecuencia cardiaca de ratones anaestesiados (Glenan et. al, 2006).

Existen otras observaciones sobre seres humanos, como las de Ebina, en 1997, dando posible explicación a actividad terapéutica en casos de hipertensión, dermatitis atópica, diabetes y cáncer; en el mismo, ya se subraya la necesidad de una producción homogénea y optimizada; algo que en los más de diez años siguientes no sólo no se llevó a cabo, sino que por intereses y aprovechamiento comercial ha ocurrido todo lo contrario. De igual modo, se han publicado patentes basadas en estudios, no sólo sobre su posible efectividad en dermatitis, sino también en su posible efecto beneficioso en otras patologías que afectan a la piel, como el vitiligo.

Higaki et al., el 2000, describen la mejoría de las células beta del páncreas con el extracto en agua caliente del Agaricus blazei Murill (estripe Cj-01) en ratones GK.

Kim et Al. publican en 2006 que el cultivo líquido del Agaricus blazei Murill disminuye el nivel de glucosa en sangre de la diabetes mellitus tipo II.

En 2007 Hsu et al. publican un ensayo a doble ciego y con placebo con Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol contra la diabetes mellitus tipo II. Sus conclusiones son las que se habían vislumbrado en muchas observaciones clínicas y casos aislados. Es efectivo, pero cuando se valora verdaderamente su efectividad es a través de su ingesta continuada a medio plazo. Sin perjuicio de algunas anécdotas llamativas, como un caballero que se suscribió a un ensayo clínico de administración masiva durante un año, para probar la ausencia de efectos colaterales nocivos, aún con una administración muy alta, y curiosamente padecía diabetes al principio, y ya no la padecía al final del experimento, hecho que, por no formar parte del mismo, sólo es mencionado anecdóticamente. Hay muchas más referencias a las bondades del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol en relación con la diabetes; este enlace es sólo un ejemplo para nada extensivo.

En 2000, Choi et al. demuestran que el Agaricus blazei Murill tiene efectos antiphiperglicémicos y antiobesidad, y que también disminuye la glucosa en suero y el nivel de lípidos a través de la inhibición de la actividad de discáridos intestinales.

En 2002, Kweon et al., describen los efectos reductores en plasma del colesterol y peso corporal por los extractos miceliales del Agaricus blazei Murill y del Lentinus Edodes. en 2003, Lee et al. describen  la disminución del total de colesteroles, triglicéridos colesterol LDL, y el incremento del la ratio colesterol HDL/total en suero en ratones en cuya dieta introducen Agaricus blazei Murill.

En 2006, se describieron en modelos animales la acción de reducción de las grasas en sangre por parte del ácido graso polinsaturado del Agaricus blazei Murill en hiperlipemia en ratas y ratones, así como el efecto antitrombótico de esa misma substancia del Agaricus blazei Murill también en ratas y ratones.

En 2007, Matuo et al., en relación con la actividad anticlastogénica del Agaricus blazei Murill, descrita en muchos trabajos anteriores, concluyen que posee un efecto protector contra agentes que actúan de modo indirecto (tratamientos continuados y durante diferentes fases del ciclo celular), lo que sugiere que el Agaricus blazei Murill podría tener beneficios para la salud cuando se usa como alimento funcional.

En 2008, Heland et al. publican un trabajo sobre los efectos de la seta de gourmet y medicinal Agaricus blazei Murill en la inmunidad, infecciones y cáncer, resaltando, así mismo, los distintos tipos de seta que existen y los distintos efectos de la misma, dependiendo de su fuente y de los procesos de conservación a los que es sometida comercialmente, o a su transformación en derivados, abundando en los distintos tipos de Agaricus blazei Murill que existen, por motivos comerciales, en los que el beneficio y/o el desconocimiento ha venido derrotando sistemáticamente a la ciencia.

2.- Como posible alimento funcional, además de esa mención en la introducción de la mayoría de los trabajos científicos publicados y mencionados anteriormente, en 2008, Liu et al. publican un trabajo que aboga por el reconocimiento del Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol como un alimento funcional, demostrando en su experimento, con voluntarios humanos y con animales, cómo incrementa significativamente el nivel de células NK activas, reduce significativamente la grasa corporal, la grasa infiltrada en las vísceras, el nivel de colesterol en sangre y el nivel de glucosa en sangre. En ese mismo trabajo se subraya que se lleva a cabo con producción natural, a campo abierto – una ínfima parte de lo realmente comercializado a nivel mundial. Y, desde luego, no con ningún tipo de derivados añadidos tampoco. De modo directo e indirecto también se ha escrito bastante sobre las bondades de este champiñón para combatir la ostoporosis, así como existe ya un primer ensayo clínico positivo con más de ochenta mujeres para perder peso.

3.- En relación con sus calidades de alimento de alto valor gastronómico y nutricional, Stijve et al. analizan en 2002 los componentes del sabor y del aroma del Agaricus blazei Murill como un champiñón de gourmet.

En 2001, el icono mundial de la micología, Prof. Stamets, publica en el revista Journal of Mushroom, 2000 – 18: 10 -13, el artículo “Llámelo Himematsutake o Portobelo de Almendra: es especial”. Cabe recordar que el Sr. Furmumoto, cuando “resdescubrió” el Agaricus blazei Murill en 1965 en su plantación de Lentinus Edodes en Piedade, lo denominó Himematsutake (literalmente, “Princesa Matsutake”), ya que el Matsutake es el hongo comestible de mayor valor gastronómico y más apreciado (además de ser el más oneroso) en Japón, donde su consumo es obligado en ocasiones especiales cada año. En principio, lo denominó así en virtud de su gran valía gastronómica, y porque decía que su aroma le recordaba al del Matsutake.

En 2002, Stijve et al. analizan el sabor y el gusto del Agaricus blazei Murill como una nueva seta de gourmet y medicinal.

Como el Dr. Stamets, en 2003 Cai describe los componentes volátiles de su especial sabor. En 2004, Amazonas et. al, lo califican como uno de los hongos culinarios más prometedores del mercado mundial. En 2005, Kerrigan demuestra por pruebas de ADN que se trataría en realidad de una variedad del Agaricus Subrufescens Peck, o champiñón de almendra, adaptada causal y afortunadamente a la Sierra de Piedade, en Sao Paulo. El Agaricus Subrufescens Peck, originario del Sudeste de EE.UU, de Florida, de donde se clasificó por primera vez el Agaricus blazei Murill en 1947, fue el champiñón gastronómico más apreciado del mundo a finales del siglo XIX y principios del XX, en semiconserva por deshidratación. Y se desvaneció prácticamente del mercado en pocos decenios a principios del siglo XX, pasando prácticamente al olvido, con preponderancia absoluta del Agaricus Bisporus, o champiñón de París o champiñón común, mucho más fácil y muchísimo más barato de producir y que se podía producir prácticamente en cualquier sitio, no como este exquisito alimento tropical.

En 2008, Milena et al. describen los distintos valores nutricionales y químicos de distintos tipos de Agaricus blazei Murill – cultivado de modo natural en su entorno tropical -, dependiendo de las cepas miceliales empleadas, abundando en los distintos tipos de Agaricus blazei Murill que existen por motivos comerciales y/o desconocimiento (véase  la lista de trabajos científicos en Temas específicos – Distintos tipos de Agaricus blazei Murill o champiñón del Sol).

Composición.

En cuanto a su composición, varía muchísimo de unos especímenes a otros. No obstante, de modo general, el 85% – 87% del champiñón fresco es agua. Deshidratado es rico en proteína (40 -> 45%) y carbohidratos (3 -> 4%), y vitaminas, especialmente B1 y B2, y niacina. También contiene una gran cantidad de ácidos grasos insaturados, predominantemente ácido linoléico, presenunte en el total de fracciones lípidas, lípidas neutras y fosfolípidas. Cerebrósido y digalactosil-diacil-glicerol eran los principales componentes glicolípidos. Estos resultados son de gran interés a causa de que se atribuyen a los ácidos grasos insaturados efectos carcinostáticos, de acción disminuidora del colesterol y acción antitrombótica (Mizuno, 1995).

Palabras clave: Ergosterol, Salmonella typhimurium, chemotherapy – quimioterapia, beta glucan – betaglucanos, erythrocytes – eritrocitos, antigen – antígenos, Natural Killers – células NK, genital neoplasm – neoplasias genitales, lymphocytes – linfocitos, antigenotoxic – antigenotóxico, culinary, asthma – asma, splenocytes – esplenocitos, antibiotics – antibióticos, historia, poliovirus, breast cancer – cáncer de mama, metformin – metformina, Hepacivirus, Sepsis, Interleukin-10, cultivo, antibodies – anticuerpos, Interleukin-12, antineoplastic – antineoplásico, immune respond activator – activador de respuesta inmunitaria, spleen – bazo, Foot and Mouth Disease – fiebre aftosa, mast cells – mastocitos, antiangiogenic – antiangiogénico, culinary – culinario, glicazide – glicazida, himematsutake – variedad himematsutake, keratinocyte – queratinocitos, renoprotective – renoprotector, T lymphocytes – linfocitos T, anticlastogenicity – anticlastogenidad, distintos tipos, lung carcinoma – carcinoma del pulmón, Lewis Lug carcinoma – carcinoma de pulmón Lewis, peritoneal neoplasms – neoplasias peritoneales, DNA – ADN, granulocytes – granulocitos, glycoproteins – glicoproteínas, Peritonitis, Interferon Type III, linoleic acid – ácido linoleico, proteoglycans – proteoglicanos, diapedesis – diapédesis, peptides – péptidos, Interleukin-1Beta, Encephalitis Virus, Western Equine, bactericidal – bactericida, industrial, Ehrlich carcinoma – carcinoma de Ehrlich, prostate cancer – cáncer de próstata, inmunomodulation – inmunomodulación, hypertension – hipertensión, Interleukin-2, fat – grasas, Interleukin-4, Interleukin-6, Interleukin-8, laccase – lacasa, antilipemic – antilipémico, monocytes – monocitos, insulin – insulina, gourmet, prostate, anaphilaxis – anafilaxis, hepatoma, Sarcoma 180, calcium – calcio, anticarcinogenic – anticarcinogénico, Pancreas, glucose – glucosa, ABM Kyowa – variedad de Agaricus blazei Kyowa, uroprotective – uroprotector, leukemia – leucemia, Streptococcus pneumoniae, stomach neoplasm – neoplasias de estómago, Tumor Necrosis Factor alpha – factor de necrosis tumoral alfa, gynecological cancer – cánceres ginecológicos, Dermatitis, ovarian neoplasms – neoplasias de ovarios, dentritic cells – células dentríticas, myeloma – mieloma, perception – percepción, thymus – timus, Lentinan, Diabetes, SenSeiro commercial derivative – derivado comercial SenSeiro, Nitric Oxide – oxido nítrico, ascites, IFN-Gamma, investigaciones, sarcoma, antiviral, radioterapy – radioterapia, leukocytes – leucocitos, Fibrosarcoma, liver – hígado, liver neoplasm – neoplasias del hígado, macrophages – macrófagos, Diabetes Mellitus, Type 2, X-Rays, cholesterol – colesterol, Interferon Type II, antioxidant – antioxidante, carcinoma, Hepatitis B, Hepatitis C, visceral fat – grasas infiltradas, hypoglicemic – hipoglicemiante, Pneumococcal Infections, inmunoglobulin – inmunoglobulinas, hepatocarcinoma, antimutagenic – antimutagénico, kidney – riñón

Una respuesta to “Investigaciones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s